Inicio » Nutrición » 10 ejemplos de alimentos transgénicos más comunes
Nutrición

10 ejemplos de alimentos transgénicos más comunes

Los alimentos genéticamente modificados o más popularmente conocidos como alimentos transgénicos, son aquellos que tal y como su nombre lo indican, tienen un ADN modificado en el que se incluyen genes de otras plantas o animales. La ingeniería en este aspecto, se encarga de tomar el gen de un rasgo deseado de una planta o animal para insertarlo dentro de una célula de otra planta o animal.

La ingeniería genética es la que se encarga de realizar este complejo proceso que suele ser mucho más efectivo que la crianza selectiva en la que se toman diferentes especímenes con los rasgos deseados para su crianza y así poder obtener descendencia con dichas características. Sin embargo, el problema de la crianza selectiva es que incluso pueden pasarse rasgos no deseados, a diferencia de la ingeniería genética en donde sólo se toman los genes que se quieren transmitir hacia futuras generaciones.

Gracias a este proceso se pueden obtener grandes beneficios como alimentos con mejor apariencia, más nutritivos, resistentes a plagas, enfermedades, sequía, una mayor producción, producto de un crecimiento más acelerado, entre otros.

Sobre si el consumo de los alimentos transgénicos es saludable o no, aún es un tema de debate, incluso hoy en día, países como Estados Unidos no tienen una legislación clara sobre estos alimentos, pues no hay restricciones que impidan a los productores a vender sus alimentos sin una etiqueta indicativa de la “naturaleza” del producto.

Por esa razón es que puede llegar a haber mucha desconfianza acerca de los alimentos que consumimos hoy en día, y aunque resulta imposible, a simple vista, saber si lo que estamos comiendo es completamente natural o ha sido posible gracias a la ingeniería genética, sí que podemos darnos una idea sabiendo cuáles son aquellos alimentos que mayor incidencia tienden a ser producidos mediante este proceso.

A continuación, te presentamos los alimentos transgénicos más comunes.

1. Maíz

En los Estados Unidos, aproximadamente el 85% del maíz que se cultiva dentro del territorio, ha sido modificado genéticamente. Muchos de los productos, especialmente de la marca Aun, que se encarga de producir alimentos de copos de maíz entero, tienen en su composición maíz modificado genéticamente.

La razón, además de la eventual disminución en los costos, por la que se modifica el maíz, es porque esto les hace resistentes al glifosato, es decir, un herbicida que se utiliza para matar las malas hierbas y que bajo una situación normal, también puede afectar a la producción.

2. Leche

Sabemos las condiciones deplorables en las que se cría a las vacas lecheras a lo largo de su vida, gracias a los intensos movimientos veganos que buscan parar su consumo para evitar más el sufrimiento de estos animales. No obstante, lo que pocas veces nos muestran también es que uno de los procesos de selección para mejorar la producción del líquido lácteo es que las vacas son alimentadas con RBGH de manera regular.

El rBGH es una hormona recombinante que incita al crecimiento bovino. En algunos países como la Unión Europea, Japón, Canadá, Nueva Zelanda y Australia, se encuentra completamente prohibida.

3. Soya

La soya es otro de los alimentos que gran aceptación ha tenido en los últimos años debido a sus grandes propiedades que son especialmente vistas por los practicantes del vegetarianismo y veganismo (así como sus variantes), además de claro, los deportistas de alto rendimiento debido a sus altos aportes de proteína.

Hoy en día, la soya es el alimento que mayor se produce mediante la ingeniería genética en los Estados Unidos.

Pioneer Hi-Bred International, el mayor productor de semillas híbridas para la agricultura ed los Estados Unidos, creó una soja genéticamente modificada, aprobada en el 2010 que se destaca por tener un mayor nivel de ácido oleico y que se encuentra de forma natural en el aceite de oliva. Esta sustancia se trata de un ácido graso Omega 9 que tiene relación con la reducción del colesterol malo.

4. Alfalfa

Durante el 2011 fue aprobada la producción de alfalfa genéticamente modificada. La razón por la que esto fue necesario es debido a que con ello, la alfalfa se vuelve resistente al Roundup, que también es un herbicida.

Con la producción de la alfalfa genética se permitió a los productores rociar el producto con dicho herbicida sin dañar la producción en lo más mínimo.

5. Tomates

Los tomates han tenido una gran trascendencia en el mundo moderno al punto de que podemos encontrarlo en casi cualquier plato fuerte, acompañamiento, ensaladas e incluso aderezos como el ketchup.

Para suplir esta fuerte demanda se ha solicitado la intervención de la ingeniería genética que permite una mayor producción, tomates más nutritivos y al mismo tiempo más resistentes durante el proceso de plantación y transporte para ser capaces de aguantar su transporte por largos trayectos, así como su almacenamiento.

6. Canola

La canola lleva mucho tiempo desde que se empezó a producir con genes modificados. Su aprobación fue posible hace más de 20 años, en 1996 para ser precisos. Para el 2006, es decir, diez años después de que se dieran los primeros cultivos genéticamente modificados, ya alrededor del 90 de la producción de canola provenía de la misma manera en los Estados Unidos.

7. Calabaza y Calabacín

Aunque es cierto que estos alimentos no tienen una gran incidencia dentro de la ingeniería genética, es decir que la producción total es baja en comparación a la producción tradicional, sí que podemos encontrarlos, especialmente en sus variantes de calabaza y calabacín amarillo que se cultivan de mayor forma en los Estados Unidos.

Estas variantes de calabacín y calabaza han sido modificados para contener genes de proteínas que les hacen más resistentes a los virus y, al igual que sucede con el resto de los alimentos que se modifican genéticamente, no se pueden apreciar a simple vista de un producto más natural.

8. Remolacha azucarera

La producción de remolacha azucarera genéticamente modificada fue aprobada en 2005 y en los años posteriores empezó a causar mucha controversia, ya que para el 2010, esta empezaría a estar prohibida en los Estados Unidos, situación que sería nuevamente regulada para el 2012.

Actualmente, la remolacha azucarera genéticamente modificada forma parte del 50% de la producción de azúcar en dicho país, mientras que específicamente hablando, forma parte del 95% de la producción de remolacha azucarera.

9. Pan

Hoy en día, el pan que se comercializa en todos los supermercados, provenientes de grandes empresas trasnacionales, posiblemente tenga un origen menos natural. De hecho, esto es probable, ya que el pan es considerado como uno de los alimentos transgénicos más populares.

Sin embargo, vale la pena aclarar que esto no se debe específicamente a que se le inyecten genes específicos al pan, sino más bien a la materia prima de este, es decir, el trigo y otros cereales con los que se elabora.

En 2016, en México, la ONG, Greenpeace, hizo un fuerte movimiento para llamar a la gran transnacional Bimbo para reducir la producción de alimentos genéticamente modificados debido a que en ella también se utilizan pesticidas que dañan fuertemente al ambiente y que incluso han sido prohibidos en países como Canadá, los Estados Unidos, etc.

10. Papa

La papa también ha sufrido, o tal vez, verse beneficiada de la producción de alimentos genéticamente modificados y, a día de de hoy se trata de uno de los alimentos transgénicos más populares a escala mundial.

Gracias a la producción de papa a través de la ingeniería genética, estas ahora cuenta con mayores niveles de minerales que les hacen más resistentes.

¿Tienes alguna duda o comentario? Expertos lo responderán en las próximas 24 horas.

Escribe aquí tu duda o comentario....

¡SUSCRIBETE GRATIS!
Acepta el envío de notificaciones y lee nuevos artículos antes que nadie.