Inicio » GYM » Suplementos GYM » Beta Alanina: ¿Qué es, para qué sirve y cómo se toma?
Suplementos GYM

Beta Alanina: ¿Qué es, para qué sirve y cómo se toma?

La Beta Alanina, aunque no es un suplemento muy solicitado dentro de los deportistas que conforman la comunidad fitness, sí que se ha demostrado tienen una gran valoración por quienes lo usan debido a los importante procesos en los que se involucra y se han demostrado, son capaces de llegar a mejorar nuestros resultados a base del deporte.

Funciones de la Beta Alanina

Este suplemento es un derivado del aminoácido no esencial Alanina y su función se basa en trabajar en conjunto con la carnosina para disminuir los niveles de ácido láctico al momento de realizar ejercicios de alta intensidad (tales como los ejercicios de fuerza).

El ácido láctico es una sustancia responsable de aumentar las sensaciones de fatiga y cansancio sobre lo músculos, por lo que al tener unos niveles reducidos de este, los entrenamientos pueden ser mucho más intensos y duraderos, dando como resultado mejores ganancias en el aumento de la masa muscular.

Este es sin duda una de las principales razones por las que muchos culturistas avanzados y sobre todo, los de de la élite, incluyen este producto dentro de sus dosis suplementarias para poder tener mejores progresos entrenamiento tras entrenamiento.

Es importante saber que hay una gran diferencia entre la Alanina y la Beta Alanina, por lo que la suplementación con proteína whey (que también incluye todos los aminoácidos) no puede sustituir la suplementación con Beta Alanina. Y es que el primero (alanina) se trata de un aminoácido que trabaja en conjunto con el resto para formar proteína mientras que este último (beta alanina) es compuesto derivado del primero para producir carnosina en el cuerpo, que es la que se encarga de disminuir la producción de ácido láctico durante las sesiones de deporte.

Alimentos ricos en Carnosina, Alanina y Beta-Alanina

Claramente, una persona que entrena únicamente para tener un cuerpo más saludable no requiere de una suplementación a base de este compuesto para poder llevar a cabo una buena sesión deportiva, por lo que conseguir las cantidades adecuadas a las necesidades del cuerpo, a través de la alimentación no supone ningún problema.

Algunos alimentos con las carnes de res, pollo y pavo, así como otros productos de origen animal, tales como el pescado, los lácteos y los huevos son ricos en cualquiera de los compuestos mencionados anteriormente.

Una de las razones por las que se recomienda la suplementación a base de Beta Alanina se debe a que con la dieta, sólo el 40% de la sustancia es absorbida por el cuerpo debido a los procesos digestivos que se encargan de degradarla. No obstante, mediante la suplementación es posible lograr una absorción del 100%.

Suplementación con Beta Alanina

La suplementación con Beta Alanina requiere de diversas dosis para poder empezar a sentir sus efectos. Durante el primer mes de consumo podemos llegar a aumentar nuestros niveles de carnosina hasta en un 40 y 60%, mientras que a partir del segundos mes, estas cifras aumentan hasta el 80%.

No obstante, el hecho de dejar esta suplementación por un período prolongado supone que para poder recuperar los niveles previamente alcanzados, es necesario volver a suplementarse entre 2 y 3 meses.

A partir de la segunda semana es cuando los primeros efectos del suplemento empiezan a notarse, siendo que es hasta la décima semana cuando se empiezan a ver los máximos resultados.

¿Cómo tomar Beta Alanina?

El consumo de Beta Alanina puede acarrear una serie de efectos negativos para el cuerpo. Sin embargo, estos pueden verse minimizados si se sigue un protocolo de consumo que consiste en una fase de carga y una de mantenimiento para ir acostumbrando al cuerpo a la suplementación.

Fase de carga:

Consiste en llevar a cabo una ingesta de 0.05 gramos por cada kilogramo de peso corporal, cada día. Por ejemplo, un sujeto de 80 kilos deberá consumir 4 gramos de Beta Alanina al día.

Lo importante de esta fase es repartir el consumo total del producto en 4 dosis, por lo que en este caso, cada dosis deberá ser de 1 gramo que podemos tomar antes de cada comida y antes del entrenamiento.

La fase de carga debe tener una duración total de 46 días.

Fase de mantenimiento:

Esta fase consiste en realizar una ingesta de 0.02 gramos por cada kilogramo de peso corporal día. El consumo total también debe estar repartido en 4 dosis y se debe seguir por un total de 6 semanas.

Efectos secundarios

Algunos de los efectos secundarios que pueden aparecer debido al consumo elevado de la Beta Alanina, son:

  • Hiperactividad
  • Hormigueo en las extremidades

Aunque la hiperactividad no es mala, sí puede serlo para aquellas personas que llevan un estilo de vida mucho más tranquilo.

En el caso del hormigueo en las extremidades, este sólo aparece cuando se consume el suplemento en dosis elevadas de un sólo golpe, siendo las razón principal por la que en cualquiera de los protocolos se recomienda repartir la ingesta en un total de 4 dosis a lo largo del día.

El consumo de Beta Alanina y Creatina

La Beta Alanina funciona como un potenciador de los efectos de la creatina, por lo que medida que comencemos una suplementación a partir de algún producto, deberemos iniciar también con la suplementación a partir del otro para mejorar los resultados.

¿Tienes alguna duda o comentario? Expertos lo responderán en las próximas 24 horas.

Escribe aquí tu duda o comentario....