Inicio » GYM » Tips & Trucos Fitness » Consejos para personas que van a empezar a ir a un GYM
Tips & Trucos Fitness

Consejos para personas que van a empezar a ir a un GYM

Es probable que durante mucho tiempo te hayas planteado la idea de iniciar el gym para poner tu cuerpo en forma. Seguramente las ganas que tienes son muchas, pero más aún es la duda y la incertidumbre que tienes sobre cómo es el ambiente que se vive en ese mundillo, y como no, si el gimnasio no es un lugar tan típico al que cualquiera iría, tal como pasa en los cines, los restaurantes o los parques.

Pero vamos, que tampoco se trata de una dimensión completamente desconocida o universo alterno como los de la ciencia ficción. De hecho, podríamos considerar al gimnasio como un club en el que todos vamos para compartir un mismo hobbie y en muchos casos, el mismo estilo de vida, solo que a diferencia de un club tradicional, en el gym no se va precisamente a socializar, sino a dar lo mejor de sí para lograr resultados increíbles en beneficio de la salud.

Si te has apuntado al gym y estás próximo a iniciar, pero aún tienes muchas dudas, no te preocupes, que seguramente vas a acabar satisfecho y con las preguntas resueltas una vez leas este post. Lo mismo si eres una persona que todavía se la piensa.

El propósito de este artículo es aclarar todas las cuestiones más frecuentes que los novatos tienen sobre el gimnasio para que aprendan a desenvolverse de la mejor forma, haciendo que la primera impresión sobre el mismo sea la mejor posible.

1-El instructor del gym

Lo primero que debes hacer una vez estés listo para comenzar tus entrenamientos es encontrar a cualquiera de los instructor del gym. No suele ser muy difícil y aunque no sepas quién es, es muy probable que logres identificarlo nada más tu mirada se cruce por casualidad sobre él. Vamos, que aunque esto puede sonar muy del tipo estereotipo, así son las cosas en este mundillo. Si a pesar de ello no logras ubicarlo, pregúntale a la recepcionista.

Una vez lo hayas identificado coméntale que eres nuevo, háblale sobre tos objetivos y pídele de favor que te incluya una rutina. Lo más recomendable para una persona que jamás haya entrenado, es realizar un entrenamiento de cuerpo completo o rutina full-body, independientemente del objetivo que tenga, ya sea para adelgazar o simplemente para ganar masa muscular.

Recuerda que la atención del instructor dependerá mucho del gimnasio, si puedes permitírtelo, procura inscribirte a un gym de renombre, que si bien tiene un costo algo más elevado, vale completamente la pena, pues muchos de ellos ofrecen atención personalizada, por lo que el instructor seguramente se tomará el tiempo para diseñarte una rutina en base a tus objetivos, composición corporal y condición actual.

En los gimnasios menos agraciados posiblemente te encuentres con el típico instructor que poco o nada sabe sobre el mundo del fitness y que para salir del paso acabe dándote una copia con la impresión de una rutina descargada de internet.

Eso sí, no en todas las instalaciones sucede lo mismo, pero a grandes rasgos esta es la metodología de los gym por todo el mundo. Si te topas con un instructor así, no te preocupes, que de seguro en el blog encontrarás la rutina que mejor se adapte a tus necesidades.

2. No pienses acerca de lo que otros piensan en ti

Este es uno de los miedos más comunes que todo mundo tiene en sus primeros días del gym. Recuerda que uno va a lo que va, a entrenar y sacar la garra para mejorar en sus rutinas.

Quizás tengas esa paranoia de que todo el mundo te está obserbando mientras haces el ridículo, pues no tienes probablemente no tengas idea acerca de cómo hacer hasta el ejercicio más básico. Sin embargo, pensar de esta forma es absurdo y aunque no lo creas, ni la chica más sexy roba las miradas de ninguno de los hombres (bueno, puede que ocasionalmente sí), pero ten por seguro que nadie se quedará a ver si realizas bien o no tu rutina, incluso puede que estés haciendo un ejercicio con la técnica de ejecución más ridícula e inapropiada, y aún así quizás nadie se acerque a decirte lo mal que estás, pues todo mundo se ocupa de sus asuntos.

3. El equipamiento básico

Si creías que al gym puedes ir únicamente con un buen par de zapatos y ropa deportiva, estás muy equivocado. Ten en cuenta que estás yendo a entrenar y por lo tanto es muy seguro que vas a sudar la gota gorda.

Cuando sudas demasiado, debes reponer cuanto antes todos esos líquidos perdidos si no quieres sufrir deshidratación y todas las complicaciones que ello acarrea, así que no te olvides de llevar por lo menos un litro de agua.

De la misma forma, no te olvides de una buena toalla, que te ayudará con el sudor. Cuando uno está seco entrena de la mejor manera. Ah, y no te olvides de limpiar las máquinas una vez las hayas utilizado, pues es totalmente desagradable ver las gotas de fluidos de otra persona que no conoces escurrirse por todo el asiento.

4. El ejercicio duele y al día siguiente la cosa se pone peor

Quizás una de las razones por las que muchas personas dejan de ir al gimnasio a los pocos días, es debido al trabajo mismo y el dolor que el esfuerzo produce sobre los músculos. Vamos, que como bien dicen por ahí “No pain, no gain”.

Ten por seguro que si vas con esta mentalidad, es decir, si te preparas para el hecho de que vas a sufrir, entonces la cosa ya no será tan grave como muchos llegan a exagerar. El hecho de que te duela el ejercicio a la hora de realizar la técnica es completamente normal.

Y si creías que eso era problema, prepárate para el día siguiente, que las agujetas estarán a la orden del día y quizás hasta te cueste mover el cuerpo de lo literalmente, atrofiados que están los músculos. Lamentablemente no puedes hacer nada para evitarlo. Quizás pueda servir de algo tomarse un analgésico, pero no hay nada mejor que acostumbrarse al dolor y aprender a amarlo.

Los remedios para quitar las agujetas no funcionan, no son más que meros mitos, así que vete olvidando del agua con azúcar. Recuerda que el dolor post-entrenamiento se debe a que las fibras musculares tienen microrroturas y el mismo sólo desaparecerá cuando las fibras estén reparadas.

5. Las duchas

Es muy probable que después de un entrenamiento intenso tengas el cuerpo todo adolorido y lo suficientemente acalorado como para querer darte una buena ducha. ¿Qué mejor que hacerlo de una vez en el gym ya que estamos de paso, no?

Para nada, aunque el gimnasio pueda parecer el lugar más limpio del mundo, los baños del mismo cuentan otra historia, pues debido a que son usados por decenas de personas cada día, se convierten en una cuna de bacterias, virus y hongos que seguramente acabarán por alojarse en tu cuerpo, causándote severas enfermedades o infecciones que no se le desean a nadie.

Y no importa lo cuidadoso que seas, nadie se queda excento a una buena propagación, así que lo mejor del caso es esperarte a llegar a casa y darte el mejor de los baños para luego descansar un poco si así lo consideras.

6. No te inscribas a clases a las que nunca irás

Spining, pilates, aeróbicos y muchas otras disciplinas son las que te vas a encontrar en el gimnasio, especialmente si has pagado una buena cantidad de dinero para tu inscripción. Recuerda que si ya tienes un objetivo en mente, lo mejor es que te apegues a él y que lo más seguro es que conseguirás mejores resultados con el entrenamiento de pesas, en especial si quieres volverte más fuerte y/o eliminar esos kilitos de más acumulados con la crueldad del tiempo que no se detiene.

7. Sobre los entrenamientos

Aunque seguramente tendrás la motivación por los aires el primer día, es recomendable apegarse a las indicaciones del instructor y no hacer ejercicios de más. El entrenamiento intenso y con cero experiencia no sólo lleva a un estado de fatiga severo, sino que también aumenta el riesgo de lesión, especialmente si no se realizan los ejercicios con la técnica de ejecución adecuada.

A menos que estés en esteroides (lo que no es para nada recomendable, nunca en la vida) o seas un profesional del culturismo (que no tiene sentido, pues entonces no esterías leyendo esto), no entrenes por más de 45 minutos, hacerlo sería un suicidio… un suicidio para tus músculos, pues a partir de entonces, tu cuerpo empezará a generar cortisol, una hormona de la que no quieres nada más que evitarla a toda costa.

Por otra parte, es probable que en el área de cardio te encuentres con muchas personas subiéndose a las caminadoras para correr o caminar después de entrenar con pesas… ¡Olvídate de ellas! Si jamás haz realizado algún tipo de actividad física, entonces tu cuerpo no está preparado para correr siquiera 50 metros y lo más probable es que te lleves la peor de las experiencias e impresiones sobre el gym. Si aún así quieres hacer algo de ejercicio cardiovascular para quemar unas cuantas calorías más, entonces opta por la elíptica: es más cómoda y no daña las articulaciones como el trote.

En conclusión

Ahora ya estás preparado para tu primer día en el gimnasio. Recuerda que lo importante no es llegar y entrenar hasta morir, sino disfrutar de los entrenamientos e ir mejorando de forma progresiva hasta alcanzar tus objetivos.

Uno de los errores más frecuentes que los novatos cometen es que creen que van a conseguir resultados de la noche a la mañana, cuando esto no es así. Los modelos de fitness más conocidos han entrenado por años y seguido una alimentación adecuada para conseguir el cuerpo que actualmente tienen.

Sin embargo, una de las mayores recomendaciones que podemos darte es que si vas a empezar a entrenar, no lo hagas por la mera estética, sino para gozar de una mejor salud y tener un estilo de vida mucho más balanceado.

loading...

1 comentario

Click here to post a comment

  • Hola,yo entré este año al gimnasio luego de muchos años de no hacer ejercicio, lo primero que me recomendó el instructor fue primero recuperar y ejercitar mi condición para eso me sugirió el cardio que hice durante un mes junto con Spinning que tomo siempre que voy al gym, luego dejé el cardio para tomar clases que me han gustado bastante como Tae Bo, Body pump y pilates, el problema es que el primer día le comenté al instructor que me gustaría mas adelante me hiciera un programa de ejercicios que lo que yo quería era adelgazar un par de kilos abdomen y espalda, y tonificar brazos y piernas y en general recuperar una buena forma pero me dijo que él no hacía programas! que si quería yo podía consultar a un entrenador personal o un nutriólogo dependiendo lo que necesitara, y yo le mencioné que quiero una rutina con aparatos para lo que necesito.
    ¿No se supone los instructores deben hacer programas de ejercicio personalizados a cada cliente? y que hasta tienen impresos esos programas para llenarlos con la respectiva rutina de ejercicios según las necesidades de cada persona? si me puedes aconsejar que hacer? buscar a otro instructor?