Image Image Image Image Image

October 23, 2014

Scroll to top

Ir arriba

Dieta de la Luna

Una de las maneras más efectivas de sacar rédito de la influencia que tienen los astros sobre las personas es realizar la Dieta de la Luna. Nuestro satélite natural interviene en las funciones del organismo y la ayuda desintoxicante. Según cada una de las fases lunares, es posible bajar de peso y no recuperarlo nunca más. La dieta de la luna es una forma natural y efectiva de alcanzar la silueta ideal con un cuerpo sano y una mente despabilada.

El cuerpo humano tiene una gran capacidad para absorber los líquidos. En gran medida, será esta característica la que defina la composición orgánica y el peso del cuerpo.
Es bien sabido que la luna influye en todos los movimientos de agua y demás líquidos, debido a su gran poder de tracción. Se basa, en primera instancia, en la teoría que manifiesta que los líquidos corporales están en consonancia con las mareas.

Así como es nuestro satélite natural el responsable de definir las mareas de los océanos, las fases lunares tienen una poderosa intervención en los líquidos de nuestro organismo. La dieta de la luna es sencilla de realizar y sólo requiere de unos pocos días para comenzar a ver resultados.

Dividida en algunos pasos fáciles de seguir, constituye una de las maneras más efectivas de adelgazar utilizando el poder que los astros tienen sobre nuestra vida. Es importante destacar que este sistema es sólo apto para personas sanas. Además, está terminantemente prohibido para embarazadas, niños, adolescentes, o mujeres que estén amamantando.

Primer paso para la dieta de la luna

Ayuno de alimentos sólidos

Para comenzar la dieta de la luna y obtener los mejores resultados, el primer paso es emprender un ayuno de todos los alimentos sólidos, en un lapso de veintiséis horas a partir del cambio de fase lunar. Se debe comenzar una hora antes de que cambie de fase la luna y durante las veinticinco horas seguidas, sin interrupciones. Durante las horas que dura el régimen no se debe comer ningún tipo de alimento sólido, pero sí se pueden tomar líquidos, en las cantidades que se desee. La idea es que durante este período de tiempo el cuerpo se desintoxique y que baje entre dos y tres kilos de peso.

Lo indispensable, para que esta dieta tenga éxito, es que se tenga en cuenta con exactitud el horario del cambio de fase de la luna. De esta manera, si la fase comienza a las 3:10 de la mañana, la dieta líquida se deberá extender hasta el día siguiente a las 5:10. Tenemos que tener en cuenta que podemos comer sólidos antes del cambio de fase, es decir, que la noche anterior podremos cenar de la forma acostumbrada.

Lo que podemos ingerir durante el día de inicio de la dieta:

1.- Mucho agua mineral
2.- Mate
3.- Infusiones tales como té común o saborizado
4.- Jugos de frutas completamente filtrados, sin pulpa ni hollejo
5.- Caldos naturales y desgrasados
6.- Caldos industriales dietéticos Los jugos comerciales no son muy aconsejables en la dieta de la luna, aunque de forma eventual se podrían consumir únicamente los que no contienen azúcar. Para endulzar se puede utilizar edulcorante.

Alimentos que están prohibidos durante el primer día de la dieta:

1.- Sal
2.- Azúcar
3.- Caldos en cubitos o sopas concentradas
4.- Jugos con pulpa y azúcar agregada
5.- Leche o sus derivados (inclusive el yogur descremado)
6.- Bebidas gaseosas

Segundo paso para la dieta

Mantenimiento de la dieta

Es sumamente importante mantener una dieta equilibrada en los días anteriores y posteriores al ayuno, ya que de esta manera se va a complementar la dieta para lograr mantener el peso deseado y no recuperar ni uno solo de los kilos que se perdieron. Los alimentos que siguen son los indicados generalmente para complementar la dieta de la luna. De cualquier forma, si ya sigue una dieta de acuerdo con los consejos de un terapeuta, continúe con ella de manera normal.

Verduras

Todas las verduras pueden ser consumidas hasta quedar satisfecho. Se pueden comer crudas o cocidas, en la plancha, el horno, al vapor o hervidas. Deben aderezarse con limón, vinagre o salsa de soja. En todos los casos se pueden sazonar con orégano, cilantro, salvia o romero.

Carnes

Tanto las carnes rojas como las de aves deben consumirse no más de dos veces por semana, en piezas de unos 170 g. y cocinadas a la plancha o al horno. Las aves deben ser cocinadas sin piel y son preferibles las carnes de ternera.

Pescados

Es muy recomendado consumir pescado por lo menos una vez por semana. Las porciones deben tener entre 200 y 220 g. y estar cocidas a la plancha, al horno o al vapor. Es mejor el pescado de mar.

Hidratos de carbono

No es bueno abusar de estos alimentos cuando se está realizando una dieta como ésta. Sin embargo, se pueden consumir, sobre todo en la comida más importante del día, pero en porciones reducidas o como una simple guarnición.

Frutas

Las frutas de la dieta de la luna deberían comerse como postre ya que son un alimento muy importante. Lo recomendable es que se consuman por lo menos dos piezas durante el día ya sea entre comidas o en el desayuno y merienda. También pueden consumirse cocidas como manzanas o peras al horno. Cuidado con frutas como la banana o la palta, ya que pueden crear algún desequilibrio.

Lácteos

Todos los lácteos que desee consumir tienen que ser descremados, ya sean leche, yogur o quesos. Lo que se aconseja es que se consuma por lo menos una porción por día, ya sea un vaso de leche, 200 centímetros cúbicos de yogur o 50 g. de queso cremoso descremado. El queso para untar puede utilizarse como aderezo de ensaladas.

Bebidas

Lo más recomendable para la realización de esta dieta es consumir infusiones, ya que todas ellas están permitidas. No obstante, no deben endulzarse con azúcar o miel. Debemos recordar que todas las bebidas carbonatadas, incluso las dietéticas están prohibidas, así como todas las bebidas alcohólicas.

Pan y galletas

Las porciones de pan y galletas deben ser lo más pequeñas posibles, es decir, una pieza de pan de unos 50 o 70 g., ó 5 galletas de agua. El pan integral es preferible al común ya que aporta mayor cantidad de fibras.

Huevo

Se debe consumir solamente la clara, ya sea en huevos duros, ensaladas o para rebozar.

Agua

El consumo de agua es uno de los pilares de esta dieta de la luna, por lo tanto, se deben consumir entre uno y dos litros por día. Es mejor elegir aguas bajas en sodio.

Segundo paso para la dieta

Mantenimiento de la dieta

Es sumamente importante mantener una dieta equilibrada en los días anteriores y posteriores al ayuno, ya que de esta manera se va a complementar la dieta para lograr mantener el peso deseado y no recuperar ni uno solo de los kilos que se perdieron. Los alimentos que siguen son los indicados generalmente para complementar la dieta de la luna. De cualquier forma, si ya sigue una dieta de acuerdo con los consejos de un terapeuta, continúe con ella de manera normal.

Verduras

Todas las verduras pueden ser consumidas hasta quedar satisfecho. Se pueden comer crudas o cocidas, en la plancha, el horno, al vapor o hervidas. Deben aderezarse con limón, vinagre o salsa de soja. En todos los casos se pueden sazonar con orégano, cilantro, salvia o romero.

Carnes

Tanto las carnes rojas como las de aves deben consumirse no más de dos veces por semana, en piezas de unos 170 g. y cocinadas a la plancha o al horno. Las aves deben ser cocinadas sin piel y son preferibles las carnes de ternera.

Pescados

Es muy recomendado consumir pescado por lo menos una vez por semana. Las porciones deben tener entre 200 y 220 g. y estar cocidas a la plancha, al horno o al vapor. Es mejor el pescado de mar.

Hidratos de carbono

No es bueno abusar de estos alimentos cuando se está realizando una dieta como ésta. Sin embargo, se pueden consumir, sobre todo en la comida más importante del día, pero en porciones reducidas o como una simple guarnición.

Frutas

Las frutas de la dieta de la luna deberían comerse como postre ya que son un alimento muy importante. Lo recomendable es que se consuman por lo menos dos piezas durante el día ya sea entre comidas o en el desayuno y merienda. También pueden consumirse cocidas como manzanas o peras al horno. Cuidado con frutas como la banana o la palta, ya que pueden crear algún desequilibrio.

Lácteos

Todos los lácteos que desee consumir tienen que ser descremados, ya sean leche, yogur o quesos. Lo que se aconseja es que se consuma por lo menos una porción por día, ya sea un vaso de leche, 200 centímetros cúbicos de yogur o 50 g. de queso cremoso descremado. El queso para untar puede utilizarse como aderezo de ensaladas.

Bebidas

Lo más recomendable para la realización de esta dieta es consumir infusiones, ya que todas ellas están permitidas. No obstante, no deben endulzarse con azúcar o miel. Debemos recordar que todas las bebidas carbonatadas, incluso las dietéticas están prohibidas, así como todas las bebidas alcohólicas.

Pan y galletas

Las porciones de pan y galletas deben ser lo más pequeñas posibles, es decir, una pieza de pan de unos 50 o 70 g., ó 5 galletas de agua. El pan integral es preferible al común ya que aporta mayor cantidad de fibras.

Huevo

Se debe consumir solamente la clara, ya sea en huevos duros, ensaladas o para rebozar.

Agua

El consumo de agua es uno de los pilares de esta dieta de la luna, por lo tanto, se deben consumir entre uno y dos litros por día. Es mejor elegir aguas bajas en sodio.

Tercer paso de la dieta de la luna

Duración de la dieta

Aunque parezca lo contrario, no es en sí una dieta rígida. Si bien los ayunos líquidos que se realizan durante los cambios lunares deben ser estrictos, la ingesta calórica puede rondar las 1200 calorías por día. Cabe destacar que este nivel calórico es suficiente para cubrir las necesidades prioritarias de una persona adulta que realiza ocasionales esfuerzos físicos.

La dieta de la luna debería realizarse como mínimo durante dos semanas, sin embargo puede prolongarse de forma indefinida, siempre y cuando exista un monitoreo de las condiciones físicas. Si la persona que decide realizar esta dieta efectúa de forma cotidiana esfuerzos o ejercicios físicos de magnitud o es deportista, la ingesta diaria deberá aportar mayor energía según la actividad y el gasto que se genere.

Recetas día por día para la dieta de la luna

No existe un orden ideal para los diferentes menús por lo que se sugiere seguir el orden que se desee según el gusto de cada persona. Las comidas pueden acompañarse con pan o galletas, pero siempre con las cantidades indicadas anteriormente. El pan integral es recomendable, ya que al aportar mayor cantidad de fibra alimenticia, crea en el cuerpo una gran sensación de saciedad.. Las comidas también se pueden acompañar por la porción de lácteo que haya determinado para ese día.

MENÚ 1

Almuerzo

Primer plato: Ensalada de lentejas, tomates, clara de huevo y cebolla de verdeo.
Segundo plato: Pescado al horno con tomate y cebolla (200 gramos)

Cena

Primer plato: Espinaca o acelga salteada con ajo y hierbas (porción 200 gramos)
Segundo plato: Bife de ternera a la plancha (120 gramos).

MENÚ 2

Almuerzo

Primer plato: Fideos con salsa de tomates y cebollas o con queso blanco (porción de 50 gramos).
Segundo plato: Mejillones, vieiras u otro fruto de mar cocinados al vapor (200 gramos)

Cena

Primer plato: Sopa de verduras mixtas (sin fideos)
Segundo plato: Suprema de pollo rebozada con sémola y cocinada al horno (120 gramos). La sémola es mejor que el pan rallado para rebozar en la dieta de la luna.

MENÚ 3

Almuerzo

Primer plato: 200 gramos de coliflor rebozada con sémola y clara de huevo.
Segundo plato: 100 gramos de pechuga de pollo a la plancha con ensalada mixta (lechuga, tomate, cebolla de verdeo y zanahoria).

Cena

Primer plato: Puré de calabaza (200 gramos de calabaza mezclada con leche descremada, sal y nuez moscada).
Segundo plato: Tres croquetas de pescado hechas con leche descremada y clara de huevo (100 gramos).

MENÚ 4

Almuerzo

Primer plato: Sopa sin grasa con una clara de huevo (la yema está prohibida), cocida picada finamente ( se puede condimentar con perejil picado u otra hierba aromática).
Segundo plato: Costilla de cerdo a la plancha (100 gramos).

Cena

Primer plato: Ensalada de lechuga, tomate, 30 gramos de atún, cebolla, morrón, 30 gramos de aceitunas y 2 claras de huevo picadas.
Segundo plato: Un yogur descremado.

MENÚ 5

Almuerzo

Primer plato: Puré de verduras mixto (papa, zapallo y zanahoria).
Segundo plato: Pollo asado sin piel (150 gramos).

Cena

Primer plato: Sopa de verduras con fideos o arroz (30 gramos):
Segundo plato: 100 gramos de filete de merluza al horno acompañado de una papa chica al natural. Las carnes recomendadas dentro de la dieta de la luna deben cocinarse preferentemente al horno o a la plancha.

MENÚ 6

Almuerzo

Primer plato: Ensalada varias (lechuga, zanahoria, apio, tomate, rábanos, etc.).
Segundo plato: Omelet de un solo huevo con una nuez de queso magro.

Cena

Primer plato: Sopa de verduras mixtas sin fideos.
Segundo plato: Pechuga de pollo a la plancha con limón (100 gramos).

MENÚ 7

Almuerzo

Primer plato: Dos papas medianas rellenas de queso cremoso y cebolla (200 gramos).
Segundo plato: Pechuga de pollo a la plancha.

Cena

Primer plato: Brócoli al vapor con clara de huevo picada (porción 200 gramos):
Segundo plato: 100 gramos de medallones de merluza cocinados al vapor.

Todos estos menús de la dieta de la luna se deben complementar con desayunos y meriendas a base de lácteos, cereales y frutas de estación. Como postre se pueden comer manzanas o peras asadas. Si bien pueden cambiar el orden, no es recomendable que los menús se repitan ni que tampoco se pasen por alto, ya que la exclusión de algunos de los alimentos puede despertar la tan desagradable sensación de hambre con resultados poco favorables para la dieta.

Sugerencias para realizar correctamente la dieta

Aunque, como hemos dicho, la dieta de la luna no es demasiado rígida, si debe de ser estricta en su cumplimiento. Un período de dieta pude significar perder entre seis y ocho kilos que jamás recuperará, siempre y cuando le preste atención a los cambios de las fases lunares y a ciertas reglas generales que ayudarán para lograr la meta buscada. Los que siguen a continuación son consejos que, al cumplirlos, permitirán una mejor adaptación física y mental a los períodos de ayuno y a la dieta en general.

• El agua es la principal fuente de belleza ya que mejora la piel y limpia el organismo, por ello no se debe dejar de tomar unos dos litros de agua diarios mientras dure la dieta lunar.
• Aunque puede hacerlo en forma reducida, una buena medida es no consumir pan o derivados de la harina.
• Trate de evitar todo tipo de frituras, salsas cargadas o muy condimentadas, así como alimentos demasiado grasos.
• Evite las bebidas alcohólicas o gaseosas mientras dure la dieta. Luego podrá consumirlas, pero en medidas muy reducidas.
• No se deje estar y haga ejercicio o deportes, cualquiera que éstos sean.
• Aprenda a comer de forma pausada y mastique la comida la cantidad de veces necesarias.
• Trate de no comer entre comidas, ya que despierta la sensación de hambre y es el principal motivo del aumento de peso corporal.
• Siga con la dieta aun cuando como fuera de casa ya sea en restaurantes o fiestas.
• Puede ser que durante los primeros momentos, sobre todo durante los días de abstinencia, le cueste mucho continuar con esta dieta. Por ello deberá darse ánimo y recordarse que la dieta es para verse mejor y que la está realizando por un deseo personal.

No hay comentarios

Deja tu duda o comentarios