Inicio » Nutrición » Aceite de pescado: Características, Beneficios y como tomarlo
Nutrición

Aceite de pescado: Características, Beneficios y como tomarlo

Aceite de Pescado Beneficios

El aceite de pescado es un suplemento alimenticio que ha ganado mucha popularidad en los últimos años debido a que se le ha asociado con ser uno de los alimentos que la naturaleza nos ofrece y que tiene como propósito mejorar nuestra salud y calidad de vida, específicamente aportando beneficios sobre el sistema cardiovascular.

Y es que a diferencia de otras grasas de origen animal como la que se encuentra en las carnes y lácteos, el aceite de pescado tiene una composición rica en omega 3, es decir, grasas poliinsaturadas que ayudan a diluir la sangre mediante la eliminación del colesterol malo, incidiendo en un mayor flujo de la sangre y por tanto, evitando enfermedades relacionados como la trombosis y otros padecimientos coronarios.

Algunas investigaciones, aunque aún no es nada concluyente, sugieren que el consumo regular de aceite de pescado puede ayudar a retrasar la atrofia cerebral que muchas veces aparece con el pasar de los años. De la misma manera, se ha encontrado que su ingesta también es excelente para ayudar a recuperar y restaurar la función cerebral luego de una lesión por traumatismo.

Gracias a todos estos beneficios, el aceite de pescado se ha posicionado como uno de los suplementos más consumidos en Estados Unidos, estando sólo por detrás de las vitaminas y minerales. Se estima que cerca del 10% de la población de dicho país consume este producto con regularidad, que también resulta ser fácil de conseguir ya que se vende mediante cápsulas a precios verdaderamente atractivos.

Características del aceite de pescado

La grasa, o el aceite de pescado, se compone principalmente por triglicéridos, que a su vez están a la par con pequeñas cantidades de fosfolípidos, de entre los que destacan la lectina. Estos triglicéridos se componen por ácidos grasos, los cuales cumplen con las siguientes características:

  • Son poliinsaturados, lo que les hace demasiado distintos a otros ácidos grasos de origen animal como la carne y los lácteos que tienen se posicionan dentro de la categoría de grasas saturadas y las cuáles no resultan tan benéficas para el cuerpo. De hecho, la ingesta recomendada de este tipo de grasas debe ser del 2% diario de la dieta total.
  • Están formados por largas cadenas de ácidos grasos
  • Tiene una composición en el que el omega 3 ocupa entre un 30 y 40%, lo que resulta benéfico para la salud cardiovascular. Si lo comparamos con otros ácidos grasos animales, encontramos que sólo los mariscos y huevos de gallinas alimentadas con algas marinas son capaces de aportar tal cantidad de Omega 3.
  • Los Omega 3 con mayor disponibilidad dentro de la composición del aceite de pescado con el EPA y el DHA. Entre sus principales beneficios, estos ayudan a reducir el nivel del LDL (colesterol malo), reducir las probabilidades de sufrir un infarto cardíaco y actuar como antiinflamatorio.

Beneficios del aceite de pescado

Además de los evidentes beneficios del pescado que ya hemos mencionado anteriormente, vale la pena hablar sobre la gran variedad que podemos obtener a través de este suplemento, pues a fin de cuentas, estas son las razones por las que podemos decir que vale la pena considerar su consumo.

1. Mejora la salud de la piel

Se ha demostrado que el consumo habitual de aceite de pescado es ideal para mejorar varios aspectos de la piel, que van desde la resequedad de la misma, hasta tratar otros padecimientos como la urticaria, psoriasis, eczema, acné y el enrojecimiento de la misma.

De igual forma puede contribuir al tratamiento de lesiones más graves como quemaduras leves, heridas superficiales y erupciones. Sin embargo, estos últimos puntos deben tomarse con mucho cuidado ya que no hay pruebas concluyentes en torno a estos beneficios y se basan únicamente a través de las experiencias propias de quienes lo consumen.

2. Mejora la salud del cabello

Tras consumir aceite de pescado regularmente y con el paso del tiempo se pueden obtener algunos beneficios para la mejora del cabello, estimulando a una mayor hidratación y brillantez, así como al crecimiento del mismo, ya que proporciona los nutrientes necesarios para los folículos pilosos. Claramente, como resultado se logra obtener un mayor volumen, además de evitar su caída.

No obstante, para mejorar dichos resultados se recomienda consumir el aceite de pescado directamente de la carne y no a partir de suplementos, ya que como sabemos, la proteína tiene una alta influencia en la reparación de los tejidos del cuerpo, siendo que por supuesto, el pescado es una fuente rica en proteínas de calidad.

3. Ayuda a combatir las alergias de temporada

Si bien el aceite de pescado no puede catalogarse como un alérgeno, sus propiedades antiinflamatorias están indirectamente relacionadas con la prevención de las mismas, ya que ayudan a reducir la inflamación de los senos nasales por la histamina.

Además de ello, también hay que tener en cuenta que su alto contenido en ácidos grasos esenciales ayudan a fortalecer el sistema inmunológico, haciendo al cuerpo más resistente ante enfermedades y otros factores que pueden afectar contra la salud del organismo.

4. Alivia la artritis reumatoide

De igual forma que sucede con las alergias, el efecto inflamatorio disponible en el omega 3 del aceite de pescado ayuda eliminar o disminuir la rigidez matutina que suele aparecer a causa de la artritis reumatoide.

Sin embargo, debemos tener en consideración que este producto, al ser un suplemento, en ningún momento se debe utilizar como parte de un tratamiento para la enfermedad, ya que para que los efectos pueden hacerse presentes se debe seguir un registro en el consumo de varias semanas o incluso meses. Esto quiere decir que el efecto no es inmediato, por lo que la ingesta se debe realizar de manera frecuente.

5. Mejora la estimulación cerebral de los más pequeños

Algunos estudios, en su fase preliminar han encontrado que los niños recién nacidos y en sus primeros años de vida que se alimentan con fórmulas enriquecidas con ácidos grasos Omega 3, principalmente a partir de DHA, logran desarrollar una mejor coordinación de los ojos y las manos, así como una centrar su atención por un mayor tiempo y desarrollar habilidades sociales de forma sorprendente. Así mismo, sucede que obtienen mejores resultados en pruebas de inteligencia.

Los mismos estudios, que también se realizaron en madres embarazadas y en etapa de lactancia, determinaron que sus hijos tienden a mejorar sus habiliades cognitivas a partir de los 4 años, cuando se comparan con niños de madres que no recibieron una suplementación adecuado a partir de DHA y EPA.

Los bebés prematuros también se ven beneficiados por el consumo del suplemento, ya que mostraron un mejor desarrollo en el cerebro, así como un mayor crecimiento en los meses siguientes.

6. Promueve la salud mental

Ya hablamos anteriormente acerca de cómo el aceite de pescado puede ayudar a recuperarse de lesiones cerebrales provocadas por traumatismos.

Así mismo, su consumo incide en un mayor estimulación para la salud mental, pues ayuda a mantener estables los niveles de dopamina y serotonina que, entre sus funciones están la de prevenir algunas enfermedades mentales como el Alzheimer, la esquizofrenia y la demencia, así como la depresión; enfermedades que sin duda provocan un cambio radical  en el estilo de vida de las personas que la padecen, así como en las personas que las rodean.

Sin embargo, también se debe tener mucho cuidado a la hora de usar este suplemento, teniendo en cuenta que no se trata de un tratamiento, sino que es una forma de ayudar a que este sea mucho más efectivo. Aún así, antes de tomar cualquier decisión para integrarlo en la dieta, se recomienda ampliamente consultar con un médico para explorar las posibilidades.

Siguiendo la misma premisa, el aceite de pescado también se ha relacionado con presentar mejoras significativas en niños que padecen de un trastorno de déficit de atención por hiperactividad, según estudios realizados por la Universidad de Australia del Sur.

7. Ayuda a tener una mejor gestación

Se ha encontrado que alguna de las propiedades del aceite de pescado también ayudan a estimular el desarrollo del feto, especialmente para la formación de algunos órganos como el cerebro y los ojos.

Las mujeres embarazadas también se ven beneficiadas, especialmente cuando tienen antecedentes de péridas, ya que consumir el suplemento puede prevenir los abortos espontáneos y los nacimientos prematuros.

No obstante, antes de incluir cualquier suplemento en la dieta, se debe consultar con el médico para conocer las indicaciones de consumo, así como saber si es necesario.

8. Fortalece la salud cardiovascular

Por último y haciendo énfasis nuevamente en ello, el aceite de pescado nos ayudará a fortalecer el sistema cardiovascular, ya que al actuar como un anticoagulante de la sangre, incide en la reducción de la presión arterial, los niveles de colesterol malo y el desarrollo de placa en las paredes arteriales.

Con todo esto se logra reducir el riesgo de sufrir alguna alteración en el ritmo cardíaco, previniendo así enfermedades como paros del corazón y accidentes cerebrovasculares.

Contraindicaciones por el consumo de aceite de pescado

Sin embargo, a pesar de tratarse un producto natural, debemos tener en cuenta que el consumo excesivo de este puede llevar a desencadenar algunos factores que resultan nocivos para la salud.

Por esta razón es que se recomienda que su ingesta diaria no debe superar los 3 gramos en personas promedio, aunque esto ya dependerá mucho de las necesidades de cada persona, por lo que antes de comenzar cualquier suplementación es necesario consultar con el médico para hacer una evaluación previa y así determinar la cantidad adecuada.

Aún así, el control en el consumo de aceite de pescado también puede desencadenar algunos efectos secundarios, tales como:

  • Eructos
  • Náuseas
  • Heces blandas
  • Erupciones en la piel
  • Sangrado
  • Halitosis

Con el fin de poder evitar estos efectos negativos es aún más recomendable consumir el aceite de pescado directamente del animal y no a partir de suplementos, ya que con ello también se logran apreciar mejor los beneficios. No obstante, y con lo difícil y aburrido que puede llegar a ser consumir pescado diariamente se indica que en caso de realizar una ingesta a través de cápsulas, esta se haga junto a las comidas principales.

Es imprescindible hablar con el especialista de la salud en caso de estar tomando medicamentos para la hipertensión y anticonceptivos.

Entre otros efectos negativos que podemos encontrar por el consumo excesivo, son:

  • Intoxicación por los altos niveles de mercurio
  • Hipervitaminosis de las vitaminas A y D
  • Hemorragias cerebrales
  • Mala cicatrización de las heridas

También se ha demostrado científicamente que a pesar de que es ideal para prevenir enfermedades coronarias, al ingerirse de manera excesiva y por un largo período de tiempo se comienzan a acumular altos niveles de colesterol.

Principales fuentes del aceite de pescado

El aceite de pescado, aunque se puede conseguir en farmacias y tiendas naturistas en su presentación de cápsulas, se encuentra presente en distintas especies de peces, tales como:

  • Anchoas
  • Anchovetas
  • Arenque
  • Atún
  • Esturión
  • Macarela
  • Menhaden
  • Mújol
  • Salmón
  • Sardinas

En promedios, estas fuentes ofrecen cerca de un gramo de ácidos grasos Omega 3 por cada 100 gramos del peso total.

¿Tienes alguna duda o comentario? Expertos lo responderán en las próximas 24 horas.

Escribe aquí tu duda o comentario....

Deja un comentario

¡SUSCRIBETE GRATIS!
Acepta el envío de notificaciones y lee nuevos artículos antes que nadie.