Inicio » GYM » Tips & Trucos Fitness » Evita estos errores y empieza a perder grasa de forma rápida
Tips & Trucos Fitness

Evita estos errores y empieza a perder grasa de forma rápida

Eliminar esos kilos de más resulta tan sencillo como ganarlos, te diremos las claves para que puedas eliminar la grasa que tanto odias de manera rápida.

errores-perder-grasa

Sabemos que la pérdida de grasa es un proceso completamente difícil que requiere de mucho esfuerzo y disciplina. Aunque en un principio pareciera que el hecho de eliminar esos kilos de más resulta tan sencillo como ganarlos, lo cierto es que cuando una persona se somete a un estilo de vida más saludable y empieza a perder peso, no solamente logra eliminar la grasa acumulada, sino también líquidos y en la mayoría de los casos, masa muscular, dando la sensación de haber perdido una gran cantidad de ese molesto y nada estético tejido adiposo, cuando la realidad es completamente diferente.

Aunque no lo creas, la razón por la cual nos cuesta demasiado perder esos kilos extra es porque el cuerpo no ha sido diseñado para ese propósito. Puede parecer algo extraño, pero esta premisa se basa en la manera que el ser humano se desenvolvía en épocas pasadas. Y es que desde su aparición, hasta incluso hace un par de siglos, la humanidad llevaba a cabo tareas sumamente demandantes de energía y la producción y obtención de alimentos no era tan eficaz como lo es ahora. Esto significa que para enfrentarse a la escasez de comida que había en determinadas temporadas, el cuerpo debía almacenar cierta cantidad de grasa previamente como una fuente de energía para esas épocas difíciles.

Y esa es solo una parte de todo este complejo proceso. Gracias a los avances científicos que se han logrado en los últimos años, se llegó a encontrar la importancia de este macronutriente en diversas funciones vitales del cuerpo tales como la creación de células o la producción de hormonas como lo es la leptina y de la que explicaremos su importancia más adelante.

Ahora bien, regresando al punto principal del artículo, te comentábamos acerca de lo difícil que puede ser para ti y gran parte de la población mundial, empezar a deshacerse de los nefastos rollitos en las caderas u otras zonas del cuerpo. Pero eso no debe ser un tema de preocupación, pues tal y como también ya te adelantábamos, este es un proceso que requiere de mucho esfuerzo, disciplina y paciencia para poder completarse.

Y no solo eso, en este caso, la información puede ser tu mejor aliada, pues uno de los principales obstáculos a los que todo mundo se enfrenta cuando se trata de mejorar el estado de salud y la apariencia del cuerpo, es que el mundo del fitness está lleno de mitos e información falsa que resultan perjudiciales para las personas que se han propuesto metas similares y que no conocen mucho al respecto del tema y tampoco tienen a alguien para recibir la asesoría adecuada.

Por esa razón, en MiPielSana queremos hablarte acerca de algunos consejos para quemar grasas que muchos atletas de alto rendimiento y culturistas de élite utilizan y que casi nadie, ni siquiera en revistas de salud te cuentan.

Error #1: Metas imposibles

Sin duda la metedura de pata más común entre las personas que desean mejorar su complexión física y conocen muy poco acerca de cómo funciona el organismo. Para no hacer el cuento largo, este pequeño concepto de “metas imposibles” se refiere al hecho de que las personas que pertenecen a este grupo buscan perder grandes cantidades de peso en poco tiempo.

Es más que obvio que reparar todo el daño causado al cuerpo a lo largo de los años no podrá ser reparado en cuestión de un par de meses ni mucho menos semanas. No en vano es que la paciencia cobra mucha importancia cuando se trata de diseñar un estilo de vida mucho más sano.

dormir gym

Sin embargo, aunque puede que la culpa recae en las personas mismas que se proponen metas irreales, lo cierto es que otra porción de esa culpa también cae sobre la industria. Seguramente en más de una ocasión hayas escuchado hablar acerca de las dietas milagro y cómo estas prometen ayudarte a perder hasta 10 kilos en un mes. ¡Completamente falso!… y a continuación, te explicamos por qué.

Quizás puede que suene algo repetitivo, pero vale la pena recordar la capacidad del cuerpo para perder grasa, la cual no siempre es favorecedora, no sólo por la razón explicada más arriba, sino porque también resulta poco saludable. Piénsalo, para perder grasa debes consumir menos energías de las que gastas. Menos energía significa menos comida y menos comida significa menos nutrientes. Así que si comes poco, muy pronto vas a empezar a sentir los estragos. Más adelante explicaremos esto con más detalle.

En promedio, la comunidad médica establece una cantidad de entre los 500 y 1000 gramos de peso que se debe perder cada semana para no atentar con la salud del cuerpo. Claro que si nos vamos para el extremo más alto (1000 gramos), entonces debemos ser mucho más rigurosos y practicar actividad física a niveles altos cada día, aunque claro, hay que tener mucho cuidado a la hora de elegir los ejercicios y los alimentos a ingerir para no caer en el catabolismo muscular.

Error #2: Recurrir a las dietas milagro

Es verdad que estas dietas pueden lograr cambios notables en un corto lapso de tiempo, sin embargo, resultan más perjudiciales que benéficas para el organismo.

  • En primer lugar, cuando una persona se somete a este tipo de regímenes alimenticios debe dar por hecho que en el lapso de tiempo predispuesto para llevarlos a cabo, va a sufrir bastante, especialmente por las reducidas calorías que son parte del plan y que en casos extremos se sustraen hasta las 1200 calorías por día, aproximadamente. Esto no sólo supone un importante y bien construido puente hacia el hambre constante, sino que además, debido a la baja cantidad de comida que se debe ingerir, los nutrientes también se hacen menos, y por tanto, al no alimentarse bien, empiezan a aparecer otros problemas como la debilidad, el cansancio, los dolores de cabeza e incluso se aumenta el factor de riesgo para contraer cualquier enfermedad, ya que el sistema inmunológico no funciona de la manera adecuada.
  • En segundo lugar no sólo se eliminan los micronutrientes (vitaminas y minerales) de la dieta, sino también los macronutrientes (grasas, carbohidratos y proteínas). Puede que estés de acuerdo en seguir una dieta baja en grasas y carbohidratos, pero ciertamente esto puede resultar contraproducente a la larga, pues tal y como se menciona varios párrafos arriba, el consumo de grasa es indispensable para realizar funciones vitales en el organismo. Por otra parte, los carbohidratos nos proporcionan una buena fuente de energía y por último, las proteínas son esenciales para mantener un sistema muscular fuerte y en un estado de salud óptimo.
  • Aunque este punto está directamente ligado con el anterior, es importante destacarlo ya que se refiere a información digna de conocer. ¿Conoces la diferencia entre “perder peso” y “perder grasa”? En artículos anteriores hemos escrito al respecto, y si aún no has leído sobre ellos, pues es momento de hacerlo. El concepto de perder peso puede ser atemorizante, ya que si bien te ayudará a verte más delgado, no se trata de la opción más saludable. Esto se debe a que en la pérdida de peso también se puede involucrar la pérdida de líquidos acumulados (aunque este es un beneficio que viene de lujo), pero también a la degradación muscular y la pérdida de densidad ósea debido a la falta de nutrientes. Así que ya lo sabes, cuando se trata de adelgazar no te ilusiones por estar perdiendo peso, pues no necesariamente significa que sea grasa. Y si luego de varias semanas de buena alimentación y ejercicio te mantienes o los números de la báscula son similares a cuando empezaste, tampoco pierdas ánimos. Puede que estés ganando músculo y perdiendo grasa al mismo tiempo. Los kilos no lo son todo, sino más bien, de qué están compuestos esos kilos.
  • También debes tener en cuenta que este tipo de dietas no son sostenibles a largo plazo debido a su misma naturaleza. Puede que en los primeros días empieces con mucho entusiasmo, pero es probable que más adelante notarás los primeros achaques y comiences a experimentar frustración. Eventualmente terminarás por tirar la toalla y regresarás a los hábitos de siempre. Quizás para entonces hasta ganes peso del que inicialmente tenías.

Error #3: Eliminas, no moderas

Recuerda que todo en exceso es malo y que todo es mejor con moderación. Siguiendo esta idea, entonces debes entender que para quemar grasa no debes dejar de consumirla, sino más bien moderarla. Vamos a hablar sobre esto detalladamente a continuación.

grasas buenas

Grasas

El consumo de grasas está muy satanizado. Lo importante en este caso es aprender a consumirlas. Para ello debes conocer que hay dos tipos de grasa: las buenas y las malas.

  • Las grasas buenas (o grasas monoinsaturadas) son las que todo médico recomienda y se pueden encontrar en productos como el aceite de oliva, las nueces, almendras, pescados como el salmón y el atún, etc.
  • Las grasas malas (o grasas saturadas) se encuentran en la grasa animal, los aceites de cocina comunes y en alimentos procesados que tienen altos porcentajes de las famosas grasas trans y que deben evitarse a toda costa.

Aunque en términos energéticos ambas aportan el mismo número de calorías (9 cal/gr), el cuerpo reacciona de diferente forma a cada una. Ten en cuenta nuevamente que no se trata de eliminarlas, sino moderar su consumo.

Esto se debe por ejemplo a que las grasas tienen una gran influencia en la creación de una hormona llamada leptina. Esta es la que se encarga de regular o controlar hasta qué punto debes dejar de comer. Si dejas de consumir alimentos ricos en grasa entonces no podrías generar leptina, al no tener leptina simplemente no sentirás saciedad por lo que comerás a niveles impensados que solamente te llevarán a la acumulación de grasas.

Puedes consumir también grasas saturadas ya que también son necesarias para la creación de células vitales, aunque la cantidad debe ser íntima. Lo que sí debes evitar a toda costa es la ingesta de grasas trans.

Carbohidratos

Los carbohidratos también son indispensables para el cuerpo ya que se encargan de aportar energía inmediata o prolongada al organismo para realizar las actividades del día a día.

carbohidratos complejos simples

 

En este caso, estos se dividen en carbohidratos simples y carbohidratos complejos.

  • Los simples son aquellos que se encuentran en alimentos procesados como panes de harinas refinadas, bollería, frituras, refrescos embotellados y todos aquellos que tengan azúcares añadidos. Lo que estos carbohidratos hacen es aportar energía de manera inmediata. Una vez son consumidos se transforman en glucosa, obligando al páncreas a trabajar mucho más para generar la insulina necesaria. Cuando los niveles de insulina aumentan, el cuerpo se vuelve resistente a la quema de grasas, y por si fuera poco, si esas energías no son utilizadas se transforman en grasa inmediatamente.
  • Por otra parte, los carbohidratos complejos los podemos obtener a través de alimentos como granos enteros, frutas y verduras, etc. Estos aportan energía prolongada, por lo que los niveles de glucosa no se ven afectados y el páncreas tampoco se ve obligado a generar grandes cantidades de insulina.

Claramente, en este caso, se recomienda mucho más el consumo de carbohidratos complejos, aunque si estás buscando eliminar grasa, también debes moderar aún más su consumo para empezar a utilizar la grasa como principal fuente de energía.

Proteínas

Las proteínas son indispensables para mantener el sistema muscular en condiciones adecuadas. El músculo, al ser un tejido metabólicamente activo, requiere de grandes cantidades de energía para poder estabilizarse. Esto quiere decir que mientras más músculo tengas, mayor será tu desgaste energético, incluso cuando estás en estado de reposo, por lo tanto, estarás usando más energía que una persona común.

Error #4: Falta de descanso

Durante el descanso, es decir, en las horas de sueño nocturnas, el cuerpo actúa como una esponja que se encarga de absorber todos los nutrientes ingeridos a lo largo del día. Estos nutrientes, como es de esperarse, tienen funciones determinadas para mejorar la salud.

cuantas horas dormir

La manera en la que el sueño influye en la pérdida de grasa es que al no tener un descanso adecuado los niveles de la hormona grelina van en aumento. Básicamente esta es la conocida como la hormona del apetito y que como su nombre lo indica es la que se encarga de aumentar las ganas de comer. Al mismo tiempo también se elevan los niveles de cortisol, que se relaciona con el aumento del estrés. Al estar estresado, también aumentan los niveles de grelina, haciendo de esto un círculo vicioso del que únicamente se puede salir durmiendo por lo menos entre siete y ocho horas al día.

Aunque no lo creas, la falta de descanso también reduce los niveles de leptina, así que mucho ojo con esto.

Por último, durante el sueño se libera la GH u hormona de crecimiento y que se ha encontrado, tiene una amplia relación con el incremento de la tasa metabólica y por tanto, con el consumo calórico.

¿Tienes alguna duda o comentario? Expertos lo responderán en las próximas 24 horas.

Escribe aquí tu duda o comentario....

¡SUSCRIBETE GRATIS!
Acepta el envío de notificaciones y lee nuevos artículos antes que nadie.