Inicio » Nutrición » Cómo preparar tu propia bebida isotónica en casa
Nutrición

Cómo preparar tu propia bebida isotónica en casa

Te damos las instrucciones y los ingredientes necesarios para hacer una bebida deportiva en casa de forma sencilla.

El agua es sin duda la fuente de vida por excelencia para todos los seres que habitamos el planeta. En el caso de nosotros los humanos, se estima que alrededor de un 75% de nuestro cuerpo está compuesto por agua, siendo esta la principal razón por la que beber diariamente una cantidad significativa es imprescindible para mantener las funciones del organismo trabajando a su máxima capacidad y garantizarnos así, una salud óptima.

Beber ocho vasos de agua al día es la cantidad que se recomienda para conseguir este objetivo, sin embargo, podemos decir que se trata de un número meramente simbólico, ya que los requerimientos de hidratación de una persona pueden variar dependiendo del clima, el peso y por supuesto, la actividad física diaria. Un atleta de alto rendimiento obligatoriamente necesitará beber por lo menos el doble o más de agua para mantener su cuerpo en un estado óptimo, a comparación de una persona que pasa gran parte de su día a día en reposo.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que beber tales cantidades de agua puede resultar contraproducente, especialmente cuando no se sigue un plan de hidratación adecuado, pues aunque pueda resultar difícil de creer, el cuerpo humano se puede llegar a ahogar cuando la entrada de agua se hace de forma exuberante y repentinamente.Eso sin mencionar que también, debido al aporte de peso extra con el que el cuerpo debe cargar, el rendimiento físico se verá afectado indiscutiblemente.

Es aquí donde entran en juego las bebidas isotónicas, esas que utilizan los deportistas profesionales más exigentes para mantener un ritmo de hidratación adecuado a pesar del gran esfuerzo que conlleva sus sesiones de entrenamientos.

Estas, también conocidas como bebidas deportivas, no sólo tienen la función de rehidratar al atleta que la consume, sino también de reponer los nutrientes perdidos con el sudor, tales como el sodio, calcio, magnesio y potasio que juegan un papel importante en el mantenimiento adecuado de los tejidos del cuerpo (músculos y huesos, por ejemplo). Algunas incluso están adicionadas con vitaminas del complejo B, cuya función es la de ayudar a metabolizar los carbohidratos de mejor forma, propiciando a una mayor obtención de energía durante el ejercicio.

Tipos de bebidas isotónicas

Siendo que cada vez son más el número de personas que se unen a la fiebre del fitness y a mejorar su calidad de vida, las bebidas isotónicas se han ido popularizando cada vez más y más, llegando al punto de que ahora es posible encontrar diferentes versiones de la estas, siendo cada una de ellas, diseñadas para suplir los requerimientos de los distintos deportistas, ya sean profesionales o que simplemente hacen ejercicio por hobbie.

Algunas están pensadas para rehidratar el cuerpo durante el ejercicio, permitiendo una sensación de saciedad mucho mayor sin tener que tomar exageradas cantidades de líquido. Otras, por su parte, tienen el propósito de aportar calorías a través de carbohidratos simples (azúcares) y se enfocan en el consumo para deportistas que realizan grandes sesiones de actividad física y que requieren de energía para poder mantener la marcha conforme pasa el tiempo. Los maratonistas por ejemplo, son los usuarios más recurrentes de este tipo de bebidas, especialmente cuando compiten en carreras que sobrepasan los 10k.

Las personas que entrenan de forma frecuente y que tienen como objetivo eliminar el exceso de grasa no se ven beneficiadas por las bebidas isotónicas azucaradas, ya que el aporte calórico puede jugarles un papel en su contra al momento de crear ese déficit que es tan necesario para oxidar el tejido adiposo.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de las bebidas isotónicas con azúcar no aportan demasiadas calorías como se puede llegar a creer (menos de 200 por cada 500 ml, en general), sin embargo, también se debe tener presente que estas calorías son vacías y salvo algunas excepciones, podremos encontrar algunos nutrientes adicionados en la fórmula, tales como las vitaminas y minerales ya mencionadas anteriormente.

A pesar de los grandes beneficios que podemos encontrar en este tipo de bebidas, lo cierto es que también presentan algunos puntos contraproducentes siendo que la mayoría de los productos comerciales están fabricados con grandes cantidades de sustancias químicas como saborizantes y colorantes artificiales, así como conservantes que, en conjunto, pueden llegar a ocasionar cambios negativos en el ritmo metabólico y el funcionamiento en general del cuerpo.

Cómo preparar una bebida deportiva en casa

Afortunadamente, la producción de bebidas isotónicas no se limita a las grande fábricas de refrescos o suplementos deportivos, pues estas pueden ser fácilmente preparadas en casa con la ventaja de que sus preparación siempre estará especialmente idea para quien desea consumirla, además del hecho de que es 100% natural y demasiado fácil de preparar.

Los Nen casa, son:

  • 500 ml de agua purificada
  • 1 cucharadita de sal marina en grano
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • El zumo de una o dos naranjas (o cualquier otro cítrico a elegir)
  • 1 cucharada de miel para endulzar

Para la preparación final basta con agregar todos los ingredientes al vaso con agua y revolver con la ayuda de una cuchara hasta formar una mezcla completamente homogénea. Una vez hecho esto podemos agregar unos pequeños cubos de hielo y disfrutar a medida que vayamos necesitando durante la sesión deportiva.

Es un hecho que la inclusión de estos ingredientes no se ha hecho al azar o de manera arbitraria, pues tal y como se menciona más arriba, el propósito de una bebida isotónica no es simplemente el de hidratar al deportista, sino también aportar una serie de nutrientes que el cuerpo pierde al sudar y que son tan importantes para tener un mejor rendimiento y funcionamiento del organismo.

A continuación se explica el porqué del uso de los diferentes ingredientes.

  • Sal: Este compuesto, el cual se obtiene a través de la evaporación del agua del mar, tiene en su composición diferentes minerales como el sodio y que forma parte del 80% de la estructura molecular.  Además de ello, también cuenta con otros compuestos como los oligoelementos, cloruro de magnesio, calcio, potasio, yodo y manganeso. Es muy importante que al momento de la elección de este ingrediente procuremos que no sea sal refinada, pues esta se compone en un 99% de cloruro de sodio, siendo que el resto de los demás minerales no pueden obtenerse por este medio.

La sal de grano entera se puede conseguir prácticamente en cualquier supermercado y su precio no es elevado, por lo que no debe suponer un reto añadirla a la preparación.

  • Bicarbonato de sodio: Este compuesto natural es sumamente popular en todo el mundo, ya que puede utilizarse en múltiples recetas cotidianas, además de que posee propiedades medicinales y que permite su uso en múltiples remedios caseros como la desinfección, el blanqueamiento de la piel y los dientes, aliviar la acidez estomacal, ayudar con los problemas de indigestión o incluso para reducir los niveles de azúcar, controlar la presencia de colesterol malo en la sangre y depurar el hígado.

El uso de bicarbonato de sodio nos ayudará a reponer parte del sodio perdido durante el entrenamiento

  • Zumo de fruta: La principal función del zumo de fruta será ayudar a mejorar el sabor de la bebida isotónica, por lo que su adición no es necesaria, a menos claro que el paladar de quien la consume sea capaz de soportar el gusto del bicarbonato de sodio combinado con sal y agua.

Sin embargo, como beneficio extra y verdadero podemos destacar que las frutas son fuentes excepcionales de vitaminas y minerales, por lo que agregar el zumo del limón, naranja, toronja o cualquier otra fruta dependerá ya del gusto de cada quien. No obstante, la razón por la que se recomienda el uso de naranja o toronja es debido a que estas aportan un mayor número de calorías a partir de la glucosa y la fructosa, siendo estas fuentes de energía excepcionales para las sesiones de entrenamiento largas.

  • Miel: La miel, estrictamente natural, también es muy indicada (aunque opcional, dependiendo del gusto de cada quien) para añadir a las bebidas isotónicas, ya que funciona como un endulzante natural y que aporta calorías de rápida absorción a través de la fructosa y glucosa, sin mencionar también que es rica en nutrientes.

La razón por la que su adición es opcional se debe que puede llegar a endulzar demasiado la bebida, lo que resulta contraproducente para saciar la sed. Dependiendo de las necesidades de cada deportista, la cantidad añadida puede variar desde nada hasta un máximo de 3-5 ml por cada 500 ml de agua.

La miel se posiciona como una opción mucho más sana que el azúcar refinada, la cual es rica en sacarosa y con un nulo valor nutrimental, por lo que sólo se encarga de aportar calorías vacías. Dado a su refinamiento, la sacarosa se digiere más rápido, por lo que su llegada al torrente sanguíneo también se hace de forma más acelerada, lo que supone un superávit calórico repentino para el cuerpo, desencadenando un shock que solamente puede contrarrestarse mediante una mayor producción de insulina.

Durante este proceso, el cuerpo comienza a experimentar sensaciones más pronunciadas de cansancio y letargo, lo que nos incita a consumir más azúcar refinada para regresar al estado de euforia anterior, cayendo así en un círculo vicioso que sólo nos somete a un mayor estrés físico, afectando negativamente al rendimiento.

loading...

¿Tienes alguna duda o comentario? Expertos lo responderán en las próximas 24 horas.

Escribe aquí tu duda o comentario....

Deja un comentario

¡SUSCRIBETE GRATIS!
Acepta el envío de notificaciones y lee nuevos artículos antes que nadie.