Inicio » GYM » Suplementos GYM » Los esteroides, ¿qué son, para qué sirven y efectos secundarios?
Suplementos GYM

Los esteroides, ¿qué son, para qué sirven y efectos secundarios?

Si piensas consumir esteroides, conoce para que sirven como se usan, y por supuesto sus efectos secundarios que causa consumir este tipo de productos.

Esteroides GYM

A diferencia de lo que muchos creen, los esteroides son hormonas que se producen naturalmente en el cuerpo, las cuales surgen a partir de una molécula conocida como ciclopentanoperhidrofenantreno, para después ser segregadas por las glándulas del cuerpo y así esparcirse a todo el torrente sanguíneo.

Principales funciones de los esteroides

Los esteroides se caractérizan por desempeñar múltiples funciones dentro del cuerpo humano. Entre las principales están la de regular el metabolismo de los principales macronutrientes: grasas, carbohidratos y proteínas. También sirven para mantener el equilibrio de los electrolitos y la homeostasis que se encarga de regular algunas funciones vitales como mantener a raya los niveles de agua en las células del cuerpo. De igual forma, mantienen en estado óptimo el sistema cardiovascular, renal, nervioso y musculoesquelético.

Entre otros, los esteroides se pueden utilizar para beneficiar la recuperación de la fuerza muscular y así aumentar los niveles de masa de los músculos, siendo este un método al que recurren muchos fisicoculturistas para obtener resultados de forma más rápida. Esta técnica se considera ilegal dentro de la disciplina y lo que es peor, acarrea una importante serie de riesgos que deben ser tomados en cuenta antes de consumirlos, aún más si se hacen sin supervisión de un médico.

Efectos secundarios por el consumo de esteroides

  • Problemas cardiovasculares: el uso de los esteroides, altera los niveles de colesterol, reduciendo el HDL y aumentando el LDL (colesterol malo), llegando a obstruir las arterias y por ende, desencadenando serios problemas en el corazón.
  • Disfunción sexual: En los hombres, puede afectar al rendimiento sexual, debido a que el aparato reproductor se relaciona de manera estrecha con los niveles de hormonas androgénicas en el cuerpo, por lo que su uso puede acarrear dos consecuencias opuestas. La primera aumentaría el líbido y prolongaría el tiempo de erección, llevando a un estado de adicción sexual. La segunda haría perder el apetito sexual, desencadenando la eventual impotencia, sobre todo luego de terminar con el consumo de estas hormonas.
  • Atrofia testicular: Al dotar al cuerpo de hormonas sexuales de manera exterior, el organismo detecta los altos niveles de testosterona, por lo que las células encargan de dotar a los testículos de la misma, se “apagan”, produciendo una cantidad nula, lo que provoca una disminución en el tamaño de los testículos, a tamaños irrisorios, incluso. El efecto es temporal, por lo que una vez que el cuerpo deje de recibir esos esteroides de forma adicional, los testículos regresan a su estado normal, en teoría.
  • Padecimiento del riñón: Los compuestos residuales por el consumo de esteroides, se deben eliminar a través de la orina, por lo que el riñón debe trabajar en mayor medida, al someter a este órgano vital a una mayor cantidad de estrés, podría producirse un padecimiento de consideraciones graves.
  • Retención de líquidos: El consumo de esteroides es causante de un proceso conocido como aromatizar, en el que aumentan los niveles de agua en el cuerpo. Si bien la retención de líquidos en sí, puede manifestarse como consecuencia natural por el crecimiento de los músculos, que desaparece generalmente al pasar a la etapa de definición, hay que tener en cuenta que un cuerpo inflamado podría alterar los niveles de presión sanguínea y daños a los riñones.
  • Hipertensión: Debido al aumento de la presión sanguínea con el consumo de esteroides, sumado al estrés generado con el levantamiento de pesas, podría desencadenarse un estado de hipertensión permanente.
  • Coagulación de la sangre: Los esteroides también alteran el ritmo de coagulación de la sangre, retrasándola considerablemente, por lo que al sufrir alguna cortada o hemorragia, se provocarían daños más graves por una pérdida de sangre mayor.
    Alteraciones en el sistema inmune: Quienes hacen consumo de estas sustancias pueden experimentar cambios en el sistema inmunológico, siendo propensos a padecer más enfermedades.
  • Ginecomastia: Los altos niveles de andrógenos presentes en los esteroides pueden provocar el crecimiento de pecho en los hombres, hasta alcanzar las proporciones que lograría una mujer.
  • Mayor masculinidad en la mujer: Es posible que el aumento en los niveles de testosterona dentro del organismo de una mujer, desencadene características propias de los hombros, tales como el crecimiento de vello facial, corporal y púbico, agravamiento de la voz, ciclos menstruales irregulares, pérdida de cabello, crecimiento del clítoris, etc.
  • Reacciones alérgicas: Estos padecimientos no se desarrollan debido al consumo de esteroides por sí mismos, sino que por lo general, al utilizarse para propósitos cuestionables, y por ende, buscar fuentes para su distribución (muchas veces el mercado negro), existe la posibilidad de adquirir un producto alterado con químicos que no todos pueden tolerar.
  • Agresividad: Debido al aumento de testesterona en el cuerpo, también se aumenta la agresividad en la personas que consumen esteroides. En principio, esto podría resultar benéfico para los entrenamientos, ya que se encaran con mayor intensidad en este estado. Sin embargo, en caso de poder controlar esta sensación, un temperamento inestable, resultaría peligroso para uno mismo y la sociedad.
  • Depresión: Dado a que se alteran los niveles hormonales del cuerpo, es muy probable que los cambios de humor se hagan presentes de un momento para otro, desencadenando sentimiento como la agresividad (la cual se mencionó en el punto anterior), y en caso contrario, la depresión, sobre todo al sufrir los niveles bajos de andrógenos.
  • Jaquecas: En este caso, los esteroides suelen causar dolores de cabeza por tiempos prolongados y en intensidades más altas, sin mencionar que como consecuencia se aumenta la presión sanguínea y otras enfermedades relacionadas con ello.
  • Acné: Si bien este no puede considerarse como un problema que afecta a la salud de forma negativa, se debe considerar como un padecimiento estético, el cuál muchas veces genera aislamiento social, depresión, falta de seguridad, etc. El acné, con el consumo de esteroides, se debe a la estimulación de las glándulas cebáceas debido al aumento de andrógenos en el organismo, permitiendo que estas produzcan más grasa y por tanto, los granos que aparecen en la cara, espalda y hombros.
  • Pérdida de cabello: Los niveles de andrógenos afectan negativa a la producción de células capilares que dan paso al crecimiento del cabello, por lo que con el paso del tiempo, la pérdida de éste para su regeneración, no podrá ser abastecida adecuadamente, produciendo calvicie prematura.

Después de repasar todos estos efectos secundarios de los esteroides, queda claro que el consumo de esteroides es completamente nocivo para la salud, y por tanto, no vale la pena arriesgar al cuerpo a cambio de una ganancia muscular que a final de cuentas se trata de una mejora estética y que muchas veces suele descubrirse en importantes competencias de forma fácil, llevando a la eventual descalificación.

Etiqueta

6 comentarios

Escribe aquí tu duda o comentario....

¡SUSCRIBETE GRATIS!
Acepta el envío de notificaciones y lee nuevos artículos antes que nadie.