Inicio » Nutrición » Semilla de chía: Qué son, beneficios, desventajas y cómo se comen
Nutrición

Semilla de chía: Qué son, beneficios, desventajas y cómo se comen

Conoce las propiedades de la semilla de chia; la cual ayuda a quemar grasas de forma más rápido, nos da energía, regula el azúcar en la sangre, favorecen al sistema cardiovascular entre otros...

semilla chia

La chía es una semilla que se puede obtener de la Salvia hispánica y que tiene un importante crecimiento en el sur de México, e incluso en Australia, que actualmente se posiciona como uno de los principales productores en el mundo. En los últimos años, el consumo de la chía ha incrementado considerablemente debido a sus altos beneficios que aporta a la salud, aunque desde antes, ya formaba parte de la dieta básica de los imperios Azteca y Maya, antes de la colonización española.

Estas dos culturas, con algunas diferencias entre sí, sabían muy bien las propiedades que la chía trae consigo, y es que en el caso de los Mayas, que bautizaron a las semillas con el dicho nombre y que significa “fuerza”, la utilizaban en sus mensajeros para que pudieran mantener siempre una reserva de alimentos que les proporcionara energía en casos de emergencia, a lo largo de sus travesías. Por otra parte, los Aztecas las usaban como medicamento, ya que encontraron sus características para favorecer el flujo de saliva, calmar el dolor de las articulaciones y eliminar la irritación de la piel.

No obstante, a pesar de sus altos beneficios, luego de la colonización, su popularidad se fue perdiendo, debido a que los españoles las prohibieron tras notar su uso por parte de los Aztecas en rituales propios, obligándolos a optar por otras semillas más comunes como el maíz.

La chía como superalimento

Se entiende como superalimento a aquellos comestibles que poseen propiedades por encima del promedio, aportando una mayor cantidad de vitaminas, minerales, antioxidantes y otros nutrientes que el cuerpo requiere para funcionar adecuadamente.

Cada 100 gramos de semillas de chía contienen aproximadamente:

  • 20.7 g proteínas
  • 41.8 g carbohidratos (41.2 g pertenecientes únicamente a la fibra)
  • 32.8 g grasas (64% corresponden a los ácidos grasos Omega 3)

Además, cuenta con 16.4mg de hierro, 714 mg de calcio, 613 mg de niacina (Vitamina B3), 0.18 mg de tiamina (Vitamina B1) y 0.04 mg de riboflavina (Vitamina B2).

Estas características son las que permiten determinar a las semillas de chía como un superalimento, ya que entre otros, algunos de sus beneficios más notables es que ayuda a quemar grasas de forma más rápido, gracias a su alto contenido de fibra que estimula y prolonga la sensación de saciedad.

Propiedades y beneficios de las semillas chía

Entre los beneficios de las semillas de chía más importantes, podemos destacar por ejemplo, su contenido 2 veces mayor en comparación a cualquier otra semilla, 5 veces más calcio que la leche entera, 2 veces más potasio que el plátano, 3 veces más hierro que las espinacas y 3 veces más antioxidantes que los arándanos. Además, también cuenta con boro (necesario para estimular la absorción de calcio en los huesos) y otros minerales como el cobre, manganeso, niacina, zinc, etc. Igualmente cuenta con ácidos grasos esenciales Omega 3.

Su contenido en proteínas de rápida digestión, proporciona también los 9 aminoácidos esenciales, mientras que su alto contenido en fibra soluble, acelera y prolonga la saciedad, reduciendo los antojos entre comidas y mejorando el tracto digestivo, por lo que estimula la tasa metabólica a lo largo del día. Evidentemente, su bajo índice glucémico le hace un alimento ideal para los diabéticos, pues permite mantener un control más aceptable de los niveles de azúcar.

Gracias a los antioxidantes, se mejora el sistema inmunológico, tras eliminar las toxinas que el cuerpo absorbe diariamente, y además, esta es una de las propiedades que le permite mantenerse fresca y comestible, incluso hasta por 4 años, antes de que el sabor, olor o valor nutritivo comience a deteriorarse.

Por otra parte, las semillas de chía, que son ricas en ácidos grasos esenciales Omega 3, y que se catalogan dentro de las grasas buenas, favorecen al sistema cardiovascular y circulatorio, al mantener a raya los límites de colesterol en la sangre. Se ha demostrado que contienen un mayor índice de Omega 3, superando por mucho a las semillas de lino o el salmón.

Por estas y muchas más razones, es que las semillas de chía se deben incluir en todas las dietas, sobre todo si se está buscando la pérdida de grasa corporal. Algunos estudios realizados con gallinas y cerdos que fueron alimentados con semillas de chía, se encontró que los huevos y la carne de los animales, respectivamente, se había reducido el contenido de grasas saturadas y aumentado el de grasas insaturadas.

Contraindicaciones de las semillas de chía

A pesar de su amplia gama de beneficios para el organismo, el consumo excesivo de las semillas de chía, también puede desencadenar algunos aspectos negativos, como reducir la presión sanguínea, especialmente en personas de edad avanzado y más, si estos se combinan con medicamentos para la presión arterial. Tampoco es recomendable, bajo ninguna circunstancia, su consumo para personas que toman anticoagulantes.

También se han registrados casos de personas con alergia a las semillas de chía, que eventualmente, también son alérgicas a los frutos secos y las plantas de la familia de la Salvia. Ante estos casos o dudas, lo mejor es visitar al médico para conocer más a fondo sobre el tema y seguir algún tratamiento preventivo de acción para contrarrestar los efectos, en caso de haberlas consumido por accidente.

Como comer las semillas de chía

Gracias a sus propiedades de fácil digestión, las semillas de chía pueden ser consumidas por cualquier persona, en diferentes preparaciones o simplemente comiendo una cucharada de las semillas.

A continuación te mostramos algunas de las maneras de comer semillas de chía:

Necesitarás:

  • Una cucharada de semillas de chía
  • Un vaso de agua o cualquier otro líquido; puede ser el zumo de una fruta

Preparación:

  1. Primero se deben colocar las semillas en el líquido, permitiendo que estas reposen por aproximadamente 10 minutos o menos, hasta que hayan absorbido todo el jugo.
  2. Una vez hecho esto, se debe formar una especie de gel voluminoso, del cual, deberás tomar ⅓ de la taza de la mezcla recién hecha y añadir a dos 3 taza de agua.
  3. Mezclar y colar en caso de ser necesario.
  4. La preparación se puede almacenar en el refrigerador para su consumo en cualquier momento.

En México y Centroamérica existe una bebida muy popular conocida como Chía fresca y que consiste en mezclar las semillas de chía con agua, jugo de limón azúcar.

Receta de Chía fresca

Por otra parte, también se pueden consumir los brotes tiernos de las semillas, que aportan altas cantidades de vitaminas y minerales. Si se prefiere, igualmente pueden añadirse las semillas directamente a las ensaladas o postres, e incluso combinar con cereales y leche. Algunas personas acostumbran a molerlas o machacarlas para usar en sopas y cremas.

Recientemente también se han empezado a utilizar en la panadería, pues luego de múltiples investigaciones se observó que los panes con semillas de chía tienen un mejor concentrado de proteínas, fibra dietéticas y grasas buenas.
Como no puede ser de otra forma, lo más recomendable siempre es consumirlas de forma natural, para asegurarse de mantener todos sus nutrientes. No obstante, su ingesta debe limitarse a porciones pequeñas, debido a su alto contenido en calorías, tal y como sucede con otros frutos secos, entre los que destacan las nueces y las almendras.

1 comentario

Escribe aquí tu duda o comentario....

¡SUSCRIBETE GRATIS!
Acepta el envío de notificaciones y lee nuevos artículos antes que nadie.