Inicio » Nutrición » Alimentos transgénicos: En que consisten y riesgos de comerlos.
Nutrición

Alimentos transgénicos: En que consisten y riesgos de comerlos.

Los alimentos transgénicos son aquellos que han sido producidos a través de modificaciones genéticas, mediante las cuales se pretende agregar características nuevas.

transgenic foods

A menudo somos poco conscientes de los efectos que nuestra existencia produce en nuestro mundo; ocupamos un espacio concreto, originamos residuos continuamente, la comida que consumimos ha sido cultivada en tierras que antes estaban en estado salvaje y en algún punto fueron tomadas para sembrar, arrasando con numerosos hábitats naturales. Las ciudades se expanden vertiginosamente, se requiere de espacios naturales para crear vías que nos comuniquen, y así sucesivamente vamos acabando con lo que nuestra tierra nos brinda.

La superpoblación humana es una de las mayores problemáticas que enfrentamos en nuestros días; parte de las causas que han llevado a la ciencia más allá de sus fronteras en cuanto al tratamiento de los alimentos, pues tener el control de este valioso recurso repercute significativamente el factor de la supervivencia de nuestra especie y de las especies que también sirve de recursos para vivir. Es lógico pensar que controlar un recurso que antes estaba en parte delegado al avance natural, permitiría asegurar su disponibilidad futura en un entorno que estamos cambiando constantemente con nuestro crecer urbano.

Los alimentos transgénicos son una de las soluciones propuestas en los últimos 15 años que suponen la ampliación de la probabilidad de control del cultivo de alimentos y de sustancias orgánicas del sector primario. Uno de los propósitos que se desean lograr con los alimentos transgénicos es la disminución de sus requerimientos de producción en comparación con los naturales, que cada día son más difíciles de producir por el factor urbanístico explicado en los párrafos anteriores, dando lugar a que el urbanismo y la naturaleza adaptada puedan coexistir.

Dentro de las ventajas palpables esta, además de la de control de producción y la de disminución de los requerimientos, se encuentran la posibilidad de producirlo a gran escala, pues somos una especie que habita un planeta entero, y nos vemos afectados por las diferencias ecológicas que limitan la producción de alimentos y las hacen dependientes de condiciones particulares que no están presentes en todos los continentes de manera uniforme. Además de servir de alimento fácil de producir, el producto transgénico tiene que tener la probabilidad de poder cultivarse en cualquier parte.

Ahora bien, para poder comprender estas cualidades, conviene estudiar el concepto general del alimento transgénico, que factores científicos están detrás, que antecedentes han tenido durante esta última década y la dirección que ha venido tomando la ciencia en el tema de la manipulación genética de alimentos, pues una cosa es ineludible y es que pese a la controversia, todo parece entender que este es el futuro de los alimentos.

¿En qué consisten los alimentos transgénicos?

Los alimentos transgénicos son aquellos que han sido producidos a través de modificaciones genéticas, mediante las cuales se pretende agregar características nuevas o mejorar las existentes en la especie para que produzcan un producto con determinadas características y con ventajas que faciliten su producción y que además, no tengan repercusiones negativas en su consumo, sino que se asemejen en la mayor medida posible a su variante natural.

La industria detrás de la producción de alimentos transgénicos, tiene una gran importancia pues de ser sabiamente utilizada, contribuiría a acabar con el hambre y a abaratar la producción en zonas donde se dispone de muy poco espacio para cultivar, o donde las poblaciones no poseen la fertilidad o condiciones físico-climáticas que permitan producir alimentos, como se explicaba en párrafos anteriores. Sin embargo, y de forma más extendida, se dice que los alimentos transgénicos sólo han servido para potenciar y enriquecer la industria lucrativa de alimentación a través de la producción rápida y masiva de alimentos. Es decir, que sólo ha servido para satisfacer las poblaciones que ya tienen resuelto el problema del hambre.

Alimentos transgenicos ejemplos

En ambos casos, la tecnología utilizada consiste en lo mismo. Básicamente consiste en modificar genéticamente una fruta o verdura, haciéndola más fuerte o resistente a las plagas que le ataquen. Pero esto, por su parte, altera de cierta forma su composición al incluirles, por ejemplo, parte de frutos secos que resultan alérgenos para muchas personas, que adquieren un tomate, por ejemplo, sin pensar en que les producirá tal alergia.

Es por ello que los defensores de los productos producidos de forma natural, u orgánicos, piden que todos los productos que han sido modificados genéticamente, traigan una etiqueta donde se pueda evidenciar que han sufrido este proceso. Poder diferenciar entre alimentos naturales y alimentos resultantes de ejemplares modificados genéticamente, le permite a los consumidores decidir sobre lo que ingieren, sobre todo si sienten que su organismo no está preparado para este nuevo tipo de alimento. Esto es especialmente importante sobre todo si se entiende que el tema de los alimentos genéticamente modificados ha traído consigo una gran controversia, incluido el riesgo medico mencionado del desarrollo de alergias importantes.

En conclusión, mientras más natural sea tu alimentación, menos probabilidades de consumir alimentos transgénicos.

¿Son dañinos los alimentos transgénicos?

En realidad aún no hay ninguna prueba de que sean dañinos, fuera de los elementos alérgenos que se presentan en determinados casos. Se trata más bien de preservar la noción de que lo natural es saludable. Un alimento transformado en un laboratorio nos quita la certeza o percepción de estar consumiendo un producto natural, saludable, inocuo.

En el campo científico se hallan más pruebas de los beneficios de los alimentos transgénicos que de posibles contraindicaciones. Es por ello que sigue avanzando la producción de los alimentos modificados y la industria continúa ampliando sus estudios a distintos tipos de alimentos. Es una decisión personal mantenerse actualizado en el tema y elegir lo mejor para sí mismo y sus familiares.

¿Qué puedo hacer para consumir sólo alimentos naturales?

Los alimentos naturales u orgánicos puedes encontrarlos principalmente en los mercados o mercadillos locales, donde puedas asegurarte de que son producidos por los granjeros de tu región. Por lo general, los alimentos transgénicos son vendidos por grandes corporaciones a redes de mercadeo mayores (Sams, HEB, Walmart, etc)

En los países más desarrollados, las pequeñas iniciativas de la comida orgánica se han hecho cada vez más fuertes, llegando a crear toda una tendencia de lo natural. Algunas empresas se han encargado de ubicar proveedores que puedan garantizar el origen orgánico, es decir, sin procesamiento ni alteración del ADN de sus productos; no sólo frutas y vegetales, sino también leche, huevos, incluso los salmones, cuya transformación genética parece haber dado excelentes resultados, y muchos otros productos.

Alimentos transgenicos peligrosos

La tendencia de los alimentos orgánicos ha trascendido, y aunque se trata básicamente de volver a la forma de alimentación en tiempos pasados, esta línea de productos ha pasado a ser ‘Premium’, exclusiva, sólo para personas que puedan pagarlos; los productos orgánicos se han vuelto un lujo, siempre son más costosos que los demás, el valor agregado de la pureza y origen les otorga un valor y un precio mayor.

Por tanto en esos países, se ha vuelto más caro comer orgánico que transgénico. Sin embargo, no todos los países tienen esta realidad. Algunos aún se hallan libres de producción de alimentos transgénicos en sus fronteras, aunque nada garantiza que al importar otros productos, estos no hayan sido tratados bajo estos procedimientos. Conviene mencionar también que la presencia de alimentos orgánicos tiene también dependencia de la condición económica y social de cada país en particular; por ejemplo, un país en vías de desarrollo, tiende a vender más alimentos naturales pues los transgénicos tendrían que importarse y venderse a precios que su población no puede pagar.

¿Tienes alguna duda o comentario? Expertos lo responderán en las próximas 24 horas.

Escribe aquí tu duda o comentario....

¡SUSCRIBETE GRATIS!
Acepta el envío de notificaciones y lee nuevos artículos antes que nadie.