Inicio » Salud » Embarazo » ¿Cuándo hacer la prueba de embarazo?
Embarazo

¿Cuándo hacer la prueba de embarazo?

Realizarse una prueba de embarazo es una práctica que no debe tomarse a la ligera. El hacerlo sin las más mínimas precauciones de higiene o incluso en las fechas adecuadas sin duda pueden cambiar el resultado arrojado, llevando a una consecuente desilusión o alivio por parte de las personas involucradas.

Es muy probable que en tus primeras veces esto resulte un tanto complicado, sin embargo, esto no debe preocuparte tanto, pues con algo de aprendizaje previo sin duda lograrás que el procedimiento sea mucho más fácil y así tengas un resultado lo más cercano posible a la realidad.

Continúa leyendo y entérate acerca de cómo se debe realizar una prueba de embarazo, cuáles son las diferentes formas de hacerlo y cuándo es el mejor momento para llevarla a cabo.

Tipos de prueba de embarazo

1.  Prueba de embarazo: Análisis clínicos (sangre u orina)

Esta prueba la puedes realizar entre el día  8° y el 13° día después de la concepción para que pueda dar un resultado exacto.

Este es el método más profesional al que puedes recurrir cuando tienes dudas acerca de si la fecundación es un hecho o no. Aunque suele ser mucho más caro que las convencionales pruebas que se venden en la farmacia, también resulta mucho más compleja y por tanto más precisa, incluso antes de notar la ausencia de menstruación.

Este método muestra su capacidad mediante la detección de la hormona gonadotropina coriónica (hCG), también conocida como la hormona del embarazo. Esta puede realizarse a través de un estudio de la sangre. Las pruebas muestran una mayor sensibilidad al poder detectar niveles bastante pequeños de hCG que van desde 1 mIU/mL, en comparación con las de orina que requieren de una sensibilidad mayor que asciende a partir de las las 20 mIu/mL.

Gracias a ello, con los análisis de sangre es posible detectar un embarazo desde el momento en el que el embrión se implanta en las paredes del útero, propiciando a la producción de hCG. Para mostrar un resultado preciso no se requieren más que un par de horas, siendo su efectividad tal que permite detectar la edad exacta del feto. Al mismo tiempo, esta prueba es capaz de detectar si el embarazo se está llevando a cabo en las condiciones adecuadas y si mostrará alguna complicación como sucede en los embarazos ectópicos, molares o hasta abortos espontáneos.

 

2. Prueba de embarazo: Test casero

Esta prueba de embarazo se recomienda realizarse en el día  15 día después de la concepción para que pueda dar un resultado más acertado.

Este test, aunque también resulta fiable, requiere de ciertas medidas preventivas para asegurarnos de que el resultado arrojado será el más preciso. Hablando en cifras exactas la fiabilidad del resultado oscila entre el 75 y 97% cuando el resultado es negativo, y del 99% cuando es positivo. Por lo general, los test caseros podemos conseguirlos en cualquier farmacia, aunque al momento de elegir alguno de los muchos disponibles en el mercado, deberemos darle prioridad a aquellos que tengan una mayor sensibilidad.

Tal y como ya mencionamos, la sensibilidad de las pruebas de farmacia parten de los 20 mIU/ml, por lo que lo más recomendable es optar por este tipo de productos, especialmente si es de suma importancia conocer el resultado lo más pronto posible.

Además de la sensibilidad, también hay que tener en cuenta que estas pruebas muestran resultados más precisos en mujeres que llevan un período regular. Bajo estas condiciones se espera que la mujer haya ovulado a mitad del ciclo, por lo que la implantación del embrión ya se debe haber producido entre los seis y diez días después de la fecundación. Con esto, podemos asegurarnos de que un retraso de 24 horas mínimo, según la fecha prevista para la llegada de la menstruación, será más que suficiente para que los niveles de hCG comiencen a elevarse luego de la implantación, por lo que para entonces ya habrán alcanzado un nivel detectable a partir de la orina.

En el caso de las mujeres que no tienen un ciclo regular puede resultar mucho más complejo detectar un embarazo con cualquiera de las pruebas ya mencionadas. Algunas pueden basarse por la mera intuición aunque para otras siempre es mejor contar con un respaldo científico.

Para ello igual podemos realizar cualquier test, aunque es necesario ser más conservadoras y procurar no hacerlo luego del primer día de retraso, pues la posibilidad de que la ovulación se haya llevado más tarde de lo normal es algo a tener en cuenta. En estos casos lo mejor es llevar a cabo la prueba casera una semana después de la fecha prevista del período.

Cómo se realiza un test de embarazo

La manera de realizar un test de embarazo dependerá del método elegido para el mismo.

Los análisis de sangre, tal y como se puede suponer, se realizan en laboratorios clínicos a través de la extracción de una muestra de sangre. Para llevarlo a cabo no es necesario estar en ayunas y se puede realizar a cualquier hora del día.

Pör su parte, los test caseros, empiezan siempre bajo el mismo protocolo, aunque se recomienda ampliamente leer las instrucciones en el folleto incluido, ya que podemos encontrarnos con ciertos cambios dependiendo de la marca elegida. Aunque igual pueden realizarse en cualquier momento del día, se recomienda hacerlos siempre durante la primera orina de la mañana que es cuando hay una mayor concentración de la hCG y por tanto, el resultado es más confiable.

En circunstancias generales, una vez abierto el gadget para la prueba habrá que retirar la tapa que cubre la tira reactiva, colocándola posteriormente bajo el chorro de orina durante 5 segundos. Una vez transcurrido este tiempo se coloca nuevamente la tapa en el lugar correspondiente, evitando que entre en contacto con cualquier otra sustancia para no alterar el resultado. Luego de ello habrá que dejar el aparato sobre una superficie planda durante 3 a 5 minutos para finalmente ver si se trata de un test positivo o negativo.

Conociendo el resultado

La manera en la que se realiza la lectura del test dependerá de la marca del dispositivo, aunque por norma general es la aparición de dos líneas que representan un resultado positivo, aún si estas son poco visibles. La primera línea afirma que el test se ha hecho de forma efectiva, mientras que la restante nos confirma la presencia de la hCG. Por otra parte, la aparición de una sóla línea nos da a entender que no existe embarazo alguno. Cuando no aparece ninguna línea será necesario realizar otro test (obviamente con un nuevo dispositivo) ya que el anterior no se habrá realizado de forma adecuada.

Algunos test incluyen funciones más avanzadas o un sistema de lectura completamente diferente. Se pueden encontrar versiones con pantallas digitales que además del resultado también muestran las semanas de gestación en caso de que el embarazo sea confirmado.

Falsos positivos y Falsos negativos

Cuando el test se realiza demasiado pronto, es decir antes de que se note la ausencia del ciclo menstrual puede que el resultado sea mostrado como negativo a pesar de que en realidad estés en etapa de gestación. Ese se conoce como resultado falso negativo y se debe a que durante los primeros días del embarazo las concentraciones de la hCG no son lo suficientemente altas como para ser detectadas en la orina.

Sabiendo esto, y para salirnos de las dudas, debemos realizar una prueba de sangre o bien, esperar a los primeros indicios de retraso y volver a hacer el test casero. En el caso de las mujeres con ciclos menstruales irregulares deberán esperar hasta una semana después de la fecha prevista para la menstruación.

Los resultados falsos positivos suelen ser muy poco frecuentes y como su nombre lo indica son aquellos que arrojan resultados positivos aún cuando no hay un embarazo de por medio. En algunos casos estos aparecen por haber sufrido de algún aborto espontáneo (o voluntario) durante las últimas ocho semanas. También se dan cuando se ha seguido una medicación para aumentar la fertilidad de la hormona hCG, cuando se está llevando acabo un embarazo ectópico o anembrionario que aumentan los niveles de la hormona gonadotropina coriónica aún sin haber una gestación.

Sangrado de implantación

Los sangrados de implantación pueden ocurrir en algunas mujeres y a menudo se suelen confundir con los sangrados ocasionados por la menstruación, cuando en realidad este es un signo del embarazo y que se produce por la unión del óvulo fecundado con la pared uterina. Por lo general, esta pérdida de sangre (también llamada sangrado falso) ocurre de uno a tres día, mostrando características como un sangrado de menor volumen, de tono más marrón y que se produce durante las primeras semanas de gestación.

¿Tienes alguna duda o comentario? Expertos lo responderán en las próximas 24 horas.

Escribe aquí tu duda o comentario....

Deja un comentario

¡SUSCRIBETE GRATIS!
Acepta el envío de notificaciones y lee nuevos artículos antes que nadie.