Inicio » GYM » Quiso transformarse en el Hulk de la vida real y casi pierde los brazos
GYM

Quiso transformarse en el Hulk de la vida real y casi pierde los brazos

Tras volverse adicto a una sustancia para hacer crecer sus bíceps; ¿el resultado?, la posibilidad de suicidarse y estar a punto de perder los brazos.

Romario Dos Santos Alves 2

¿Quién dice que las peores adicciones tienen que estar directamente relacionadas con el alcohol y las “típicas” drogas de las que escuchamos hablar en documentales y series en televisión (marihuana, cocaína, heroína, etc)?. Pues Romario, vivió una experiencia bastante desagradable en persona, tras volverse adicto a una sustancia para hacer crecer la masa muscular de sus bíceps; ¿el resultado?, la posibilidad de suicidarse y estar a punto de perder los brazos.

Romario Dos Santos Alves, es un nombre que en estos días ha estado circulando por toda la red, pues su caso resulta ser bastante peculiar y llamativo. Se trata de un joven adulto que hasta hace tres años vivía una vida normal como guardaespaldas.

Fue a partir de ahí cuando todo comenzó, pues tomó la decisión de acudir al gimnasio para lograr un cuerpo esculpido y mucho más voluminoso. No sabemos con exactitud cuál fue la causa, tal vez la mala alimentación o quizás buscaba resultados impensables, pero tras varios meses de entreno constante y al no alcanzar el volumen que deseaba, la frustración se apoderó de su persona, aunque lamentablemente pronto encontraría la solución a su problema, una solución bastante riesgosa que conoció gracias a sus “amigos” del gimnasio que, con brazos mucho más grandes y musculosos, le recomendarían el consumo de Synthol, una sustancia que ocasiona graves problemas a la integridad física, a pesar de incrementar el tamaño de los músculos de manera “eficaz”.

Si la tomas una vez habrá definitivamente una segunda vez, es adictivo.

Romario no tenía idea de lo que le esperaría y es que a partir de la primera toma, dicha droga comenzó a tener efecto, primero incrementado el tamaño de sus bíceps y seguidamente, desencadenando una reacción adictiva a la sustancia. Los bíceps del brasileño crecieron a tal punto que lo comenzaron a apodar con el nombre de “Hulk”, algo que él disfrutaba mucho. No obstante, la adicción seguía volviéndose más fuerte, tanto que requería de varias inyecciones diarias.

Romario Dos Santos Alves

Luego de lograr unos bíceps de 64 centímetros de diámetro, comenzó a desarrollar “piedras” en los brazos, producto de la solidificación del synthol. Su pareja, lejos de estar encantada con los resultados que Romario había alcanzado le hizo la primera llamada de atención al darle un ultimátum: “era ella y su futuro bebé; o sus brazos”. Al joven no le quedó de otra más que pensar en el suicidio, pues ya había empezado a perder la cordura. Afortunadamente, siguió el camino correcto, lo que le llevó hasta el centro médico para pedir ayuda y deshacerse del synthol que había acumulado.

Cuando vio lo que me sucedía, el médico me dijo que tendrían que amputarme los dos brazos. Mis músculos empezaron a solidificarse hasta tal punto que no podía inyectarme nada en los brazos. Eran como rocas. Me tuve que comprar agujas especiales usadas en toros para poder seguir inyectándome Synthol

No obstante, y para gracia de Romario, los médicos encontraron la solución perfecta sin tener que recurrir a cortarle los brazos. Actualmente, Romario vive una vida tranquila y ha aprovechado esta nueva oportunidad que la vida le ha dado para explicar a los nuevos atletas sobre los efectos negativos que se alcanzan al recurrir a sustancias dañinas como lo puede ser el Synthol.

Quiero que otras personas vean los peligros,podría haber muerto, y todo porque quería músculos más grandes. Simplemente no vale la pena.

A partir de esta historia, todos deberíamos aprender una valiosa lección, y es que a pesar de que la ganancia de masa muscular se percibe como un resultado bastante motivador y beneficioso para el cuerpo, llegar a tomar decisiones que ponen en riesgo la integridad del cuerpo e incluso la vida misma, no es la mejor forma de hacerlo, y eso sin mencionar el efecto secundario de una apariencia que muchos consideran hasta ridícula.

Video relacionado

3 comentarios

Escribe aquí tu duda o comentario....

  • Disculpen esa noticia la tienen que editar ya que promueven la desinformación, lo que se inyecto ese sujeto es synthol no es un esteroide es un aceite por lo tanto esos no son musculos es solo aceite

  • Como Sienpre se a dicho, señores, no es el uso de los esteroides,es el Abuso ,de los mismos eso es la diferencia ,
    Comer
    Fumar
    ejercitarse,
    Todo en abuso Mata señores

¡SUSCRIBETE GRATIS!
Acepta el envío de notificaciones y lee nuevos artículos antes que nadie.