Inicio » GYM » Tips & Trucos Fitness » Errores por los cuales tus músculos no crecen
Tips & Trucos Fitness

Errores por los cuales tus músculos no crecen

Conoce los errores más frecuentes que impiden que tus músculos crezcan y puedas sufrir alguna lesión al hacer sus ejercicios. En concreto, los errores más frecuentes que debes evitar en el gimnasio.

no crecen

Para muchos que se inician en el levantamiento de pesas, el gimnasio suele ser considerado como un mundo completamente desconocido, principalmente debido a los mitos que existen en torno a la disciplina, y es que a pesar del fácil acceso a información confiable y de calidad, para algunos resulta más fácil dejarse vacilar por lo que cuentan en la calle y no instruirse de manera adecuada antes de comenzar, lo que les lleva a cometer frecuentes errores que no sólo impiden el correcto progreso a través de los entrenamientos, sino que también se vuelven más susceptibles a sufrir de alguna lesión o hacer sus ejercicios con menos comodidad.

En concreto, estos son los errores más frecuentes que debes evitar en el gimnasio.

Escoger cualquier gimnasio para entrenar

Aunque no lo parezca, escoger el gimnasio más cercano en el cuál puedas llevar a cabo tus entrenamientos resulta fundamental para adoptar este nuevo estilo de vida de manera mucho más sencilla. La razón de esto se debe a que en la sociedad actual, que nos exige dedicarle muchas horas al trabajo o al estudio, así como las obligaciones del hogar y quizás en menor medida, a la vida social, nos deja de poco tiempo para dedicar al gym.

Esto repercute en que si por ejemplo entrenas por las mañanas, entonces deberás levantarte muy temprano para llegar al mejor local que se encuentra al otro lado de la ciudad. Esto a su vez puede provocarte flojera y hacer que tomes la típica decisión “mejor mañana me organizo mejor y voy”, aunque sea muy poco probable que lo hagas.

No te valgas por ti mismo

La razón por la que todo gimnasio debe contar con al menos un par de instructores se debe a que el fitness, al ser una disciplina que esconde bastantes secretos, debe ser enseñada por personal capacitado que ha recibido una formación académica estricta.
Es decir, al tener un monitor vigilando tus entrenamientos, tendrás la garantía de realizar ejercicios que de verdad se ajusten a las necesidades de tu cuerpo, así como llevar a cabo una técnica de ejecución adecuada, entrenar de forma menos monótona y por ende, conseguir los resultados que esperas.

No te plantees objetivos imposibles

Es común ver como muchos novatos van entusiasmados al gimnasio porque creen que de la noche a la mañana conseguirán progresos espectaculares, simplemente porque vieron en televisión que con 15 minutos de ejercicio diarios, durante seis meses, sería más que suficiente para tener un cuerpo musculoso y definido. ¡Grave error!; el proceso de transformación del cuerpo requiere de mucha disciplina, constancia y paciencia, así que no esperes tener una musculatura similar a la de Frank Medrano en períodos cortos de tiempo, ni siquiera en un año por si pensabas que estabas siendo más sensato.

Cantidad no es igual a calidad

Tampoco falta aquél grupo de amigos que va al gimnasio a entrenar 6 horas seguidas porque creen que de esta manera podrán acercarse más a sus objetivos. ¡Totalmente falso!, recuerda que la cantidad no es igual a calidad, y en este aspecto no sólo nos referimos a que debes evitar entrenar por más de 2 horas (a veces con poco menos es suficiente), sino que también debes dejar a un lado la creencia de que al levantar más peso, podrás progresar de mejor manera, pues sucede todo lo contrario.

La razón de esto es que para el correcto crecimiento de los músculos debe haber cierto período de descanso de manera que las fibras musculares puedan regenerarse y aumentar su volumen, de lo contrario te expones a obtener 0 ganancias y en el peor de los casos (que suele ser muy frecuente) a sufrir de algún tipo de lesión.

Por otra parte, entrenar con cargas más pesadas en un método que sólo debe reservarse a las culturistas de élite, pero ojo, nos referimos a cargas sumamente altas, pues claramente, aumentar el peso de manera progresiva, así como el número de repeticiones es indispensable para favorecer al crecimiento del tejido magro.

Evita la monotonía

Tal y como se explica en el párrafo anterior, para el correcto crecimiento de los músculos es fundamental aumentar la intensidad de los entrenamientos, ya sea en el número de repeticiones o el peso levantado. Pero además de ello, también deben cambiarse los rangos de movimientos, los ejercicios realizados y un sin de factores más.
Recuerda que el cuerpo tiene una capacidad de adaptación impresionante y si solamente te dedicas a hacer lo mismo una y otra vez, día tras día y mes tras mes, caerás en el estancamiento, pues tus músculos dejarán de recibir el estrés necesario que antes resultaba sumamente favorable para ganar volumen.

Lleva tus entrenamientos con total disciplina

La disciplina es uno de los principales aspectos que definirán la diferencia entre un plan de entrenamiento exitoso y otro que te llevará al fracaso.
La ganancia de masa muscular no sólo consiste en llegar al gym, levantar un par de mancuernas e irse. Si en verdad quieres progresar deberás prestar mucha atención a la técnica de ejecución, respetar las fases del entrenamiento (calentamiento, ejercicio intenso, enfriamiento) y seguir al pie de la letra todo lo que el instructor indique en la rutina.

La alimentación

En múltiples artículos hemos hablado acerca de la alimentación y su importancia para el adecuado desarrollo de la masa muscular, y la verdad es que nunca nos vamos a cansar de repetirlo, pues sigue siendo un aspecto que muchos pasan por alto.
Una dieta para ganar músculo debe estar compuesta por alimentos ricos en proteínas y carbohidratos, así como grasas en menor medida. Si no respetas el balance de macronutrientes y micronutrientes, por mucho que te esfuerces no vas a llegar a ningún lado. Recuerda que tu alimentación debe ser hipercalórica, es decir, que rebase en un 20% tus necesidades calóricas regulares para garantizar el crecimiento.

Bájale al cardio

Claramente, el ejercicio cardiovascular es una de las alternativas más efectivas para la pérdida de grasa, no obstante si estás en etapa de musculación debes dejar en segundo plano este tipo de actividad física. ¿Por qué?, pues simple y sencillamente porque los ejercicios aeróbicos pueden causar la degradación de los músculos si no se realiza de manera adecuada.
Lo más recomendable es correr o hacer bicicleta unas tres veces por semana, pero siempre después de las pesas, ya que de esta manera obligas a que el cuerpo utilice las grasas como principal fuente de energía, ya que el glucógeno de los músculos ha sido agotado con el levantamiento de pesas.

Mantente hidratado

La hidratación es un aspecto fundamental en la vida, pero cobra aún más importancia a la hora de entrenar, y es que con el ejercicio intenso, el cuerpo aumenta de temperatura, por lo que debe sudar para regular la misma.
Ante este mecanismo de defensa se empiezan a perder líquidos que deben ser nuevamente recompuestos para no caer en la deshidratación y sufrir los efectos que eso conlleva. Aunque el agua es excelente, hay que tener en cuenta que otras bebidas como las isotónicas o los sueros que te ayudan a reponer los electrolitos perdidos, sin embargo, debes tener cuidado con su ingesta, ya que cuentan con cantidades de azúcar que pueden no ser beneficiosas si estás en etapa de definición.

La ropa incómoda

La ropa deportiva no es solamente un invento de la industria para sacarte más dinero, pues tiene un propósito establecido y es el de ayudarte a entrenar de forma más cómoda, permitiéndote hacer movimientos de manera más libre y sin intervenir con la transpiración del cuerpo.
Si no puede adquirir ropa especial para tus entrenamientos, no te preocupes que cualquier atuendo que te permita transpirar y moverte libremente, te servirá. Un par de shorts de tela y una playera holgada serán más que suficientes.

Olvídate de las distracciones

Recuerda que estás yendo a entrenar y que tus resultados dependerán en gran medida de la disciplina que pongas en cada sesión de ejercicios. Si eres una persona bastante sociable y que no puede pasar más de cinco minutos sin entablar una conversación, entonces puedes olvidarte de explotar todo el potencial de tus músculos para crecer.
Lo mismo pasa con el teléfono móvil, a veces las conversaciones por Facebook o WhatsApp pueden ser bastante interesantes, pero es muy poco probable que te aporten algo de valor a tu rutina. Si hay alguna emergencia, una persona sensata va a llamarte y no enviarte un mensaje, así que a menos que sea completamente necesario, olvídate del celular y enfócate en tus ejercicios.

2 comentarios

Escribe aquí tu duda o comentario....

  • falto dormir bien, si no duermes bien la hormona de crecimiento no hara lo suyo, como decia un instructor «los musculos no crecen en el gym, el levantar pesas y hacer repeticiones solo es un estimulo; el musculo crece en la cama, cuando descansa»

¡SUSCRIBETE GRATIS!
Acepta el envío de notificaciones y lee nuevos artículos antes que nadie.