Inicio » Salud » Piel » Como quitar los ojos de pescado rápido: Remedios caseros y clínicos
Piel

Como quitar los ojos de pescado rápido: Remedios caseros y clínicos

La piel, considerada como el órgano más grande del cuerpo humano, requiere de cuidados mucho más estrictos cuando se busca mantener un correcto estado de preservación en la misma, no sólo a nivel estético, sino también clínico.

Y es que al encontrarse completamente expuesta al medio ambiente, se convierte en un blanco fácil para cualquier probable daño que pudiese dejar en ella una marca que ni el tiempo sería capaz de borrar. El acné, las erupciones a causas de patógenos alergénicos, cicatrices por cortaduras y callos, son sólo algunos ejemplos de cómo la piel puede, en prácticamente nada de tiempo, sufrir un daño que la mayoría de las veces resultará molesto, especialmente a nivel estético.

Los ojos de pescado también son considerados como afecciones de la dermis y al igual que las ya mencionadas, son completamente nefastos para cualquier persona, ya que no afectan el aspecto visual de este tejido, sino que además causan un dolor verdaderamente significativo, sobre todo cuando estos ya se han desarrollado hasta un punto en el que la única manera de lidiar con ellos es a través de procedimientos médicos.

Las personas que tienden a estar de pie por mucho tiempo como vendedores, carteros, maratonistas y en general, cualquiera que acostumbre a usar zapatos justos en la mayor parte del tiempo, tendrá una mayor incidencia a desarrollar ojos de pescado entre los dedos o las plantas de los pies.

Si bien esta suele ser la zona más afectada, lo cierto es que las medidas de prevención para los ojos de pescado deben realizarse por todo el cuerpo, puesto que en algunos casos, estos suelen extenderse hasta las manos, piernas, piernas, brazos, torso e incluso el rostro.

Formación de los ojos de pescado en manos y pies

Una de las razones más frecuentes que ocasionan la aparición de ojos de pescado, específicamente en los pies, se debe a la formación de ampollas que con el tiempo se revientan, causando lesiones más grandes.

Debido a los mecanismos de defensa que el cuerpo ha desarrollado, producto de la evolución, estas ampollas reventadas pasan a transformarse en callos que evitan la formación de heridas aún más severas, con el posible riesgo de infección que estas conllevan.

Conforme pasa el tiempo, los callos que no logran sanar adecuadamente, se infectan o entran en contacto con algún virus, dan paso a la formación de los ojos de pescado. Específicamente, es uno de las diferentes formas del virus del papiloma humano los que inciden en la formación de estas molestas y dolorosas protuberancias también conocidas como verrugas plantares.

El problema de estas es que la infección tiende a agravarse fácilmente, siendo que en cuestión de semanas o incluso días, lo que originalmente era uno sólo, se habrá convertido en dos, tres o hasta más si no se extreman precauciones ni tampoco se lleva un tratamiento adecuado para reducir la incidencia.

Los ojos de pescado, especialmente, en los pies, ya no sólo son antiestéticas, sino que también resultan dolorosas, y sabiendo que, tienen mucha facilidad para multiplicarse, es altamente recomendable una atención adecuada ante la aparición de las primeras.

Otros factores que llevan a la formación de ojos de pescado

Ya vimos que las principales razones que dan paso a la formación de ojos de pescado, son los factores mecánicos externos como mantenerse de pie por largas horas seguidas o utilizar zapatos demasiado ajustados.

Sin embargo, en el proceso también se involucran otros aspectos que debemos tener en cuenta para no dejarse contagiar por el virus que los ocasiona.

  • Debilidad del sistema inmunológico: Tal y como se menciona anteriormente, el contacto con el virus del papiloma humano es el factor clave para que los ojos de pescado empiecen a manifestarse sobre la piel. Si bien sabemos que en muchas ocasiones, sufrir alguna infección resulta imposible de prevenir, lo cierto es que las defensas cobran un papel fundamental en el tiempo que toma al virus desarrollarse dentro del cuerpo, así como la gravedad en la que este ataca. Mientras más preparado esté tu sistema inmunológico, menor será la probabilidad de contagiarse o, en caso de resultarlo, será mucho más fácil lidiar con ello. Un sistema inmunológico fuerte es el producto de llevar un estilo de vida saludable, es decir, siguiendo una alimentación adecuada a base de vitaminas, minerales y macronutrientes, así como realizar ejercicio de manera regular, ya sean entrenamientos con cargas o cardiovascular.
  • Malos hábitos de higiene: La higiene también tiene mucho que ver en cómo el virus logra hospedarse dentro del cuerpo, además de la manera en la que se propaga. Si bien es cierto que seguir hábitos de higiene correctos no es lo único que hay que tomar en cuenta para la prevención de los ojos de pescado, al menos sí que actúa como un factor importante para evitar su propagación. Por esa razón, no sólo es importante seguir normas en cuanto a limpieza de heridas se refiere, sino evitar el contacto con las mismas para no llevar el virus hasta otras.

Prevención de los ojos de pescado

Conociendo las causas que ocasionan la aparición de ojos de pescado en manos, pies y otras partes del cuerpo, será fundamental para una prevención adecuada. Vale la pena recalcar que los hábitos de higiene siempre hay que tenerlo en cuenta para no empeorar la infección, sobre todo cuanto esta ha desaparecido, ya que muchas personas vuelven a sufrir de ello a los pocos días por no seguir protocolos de limpieza y de manipulación de objetos de manera cuidadosa.

Además de ello, debemos tomar medidas en otros aspectos, tales como:

  • Evitar andar descalzos en piscinas, vestuarios, duchas públicas y otros lugares de mucha concurrencia donde las concentraciones de humedad son elevados.
  • Mantener los pies y las manos secos luego de un baño y a lo largo del día.
  • Utilizar calcetines o medias de algodón, ya que estos tienen mayor facilidad para absorber la humedad.
  • Usar calzado suelto para evitar la presión excesiva sobre los pies, así como para mejorar la ventilación de los mismos.
  • Evitar compartir artículos de higiene personal como jabones y toallas, además de ropa íntima como las calcetas, y los zapatos.
  • Evitar el contacto directo con las verrugas de otras personas y por supuesto, con las verrugas de uno mismo. En caso de contacto accidental, es importante lavarse las manos de inmediato para no llevar el virus hasta otras partes del cuerpo.

Tratamiento para los ojos de pescado

Existen diferentes maneras de realizar un tratamiento adecuado para la eliminación de los ojos de pescado, ya sea mediante procedimientos médicos externos o invasivos, así como el uso de remedios naturales que, si bien son efectivos, tienen un efecto mucho más tardado, por lo que dependiendo de la gravedad de la situación será conveniente elegir uno u otro.

Tratamientos clínicos para los ojos de pescado

Entre los tratamientos clínicos más destacados para eliminar los ojos de pescado, podemos encontrar los siguientes:

  • Crioterapia: Se trata de la aplicación de nitrógeno sobre las zonas lastimadas para congelar las verrugas y propiciar a que estas se caigan por sí mismas.
  • Terapia inmunológica: Consiste en la aplicación de químicos directamente sobre las verrugas para propiciar a que el sistema inmunológico concentre las defensas sobre ellas.
  • Cauterización: Cirugía menor realizada alrededor de la verruga para propiciar a su caída.
  • Ácido tricloroacético: Aplicación de un polvo (concentración del compuesto mencionado) sobre la verruga para su secado y eventual caída. Suele ser menos efectivo y requiere el uso de bicarbonato de sodio o talco post-aplicación para eliminar los residuos de ácido sobre la piel.
  • Cirugía láser: Procedimiento invasivo que consiste en la obstrucción de los vasos sanguíneos cercanos a la verruga para evitar la llegada de nutrientes hacia ella, evitando su crecimiento y propiciando a su eventual caída.

Remedios caseros para los ojos de pescado

Por otra parte están los remedios naturales que también resultan eficaces para tratar los ojos de pescado, aunque su tiempo de acción puede ser mucho más tardado.

  • Aplicación directa de jugos de ajo
  • Aplicación de ácido salicílico
  • Uso de cinta adhesiva
  • Aplicación de azufre
  • Aplicación de limón
  • Aplicación de vinagre de manzana

¿Tienes alguna duda o comentario? Expertos lo responderán en las próximas 24 horas.

Escribe aquí tu duda o comentario....

Deja un comentario

¡SUSCRIBETE GRATIS!
Acepta el envío de notificaciones y lee nuevos artículos antes que nadie.